La reducción de la jornada laboral a 37,5 horas afectará a 24.500 trabajadores en Zamora

CEOE-Cepyme alerta de las consecuencias que la medida tendría en hostelería, comercio y agroganadería

Un camarero sirve un café.

Un camarero sirve un café. / E. P.

La reducción de la jornada laboral en España de las 40 a las 37 horas y media semanales está sobre la mesa del diálogo social por iniciativa del Ministerio de Trabajo y ante esa propuesta la patronal muestra su rechazo frontal y alerta de las consecuencias que tendría. Desde la organización empresarial CEOE-Cepyme Zamora, presidida por José María Esbec, advierten de la dificultades para realizar las contrataciones del personal que permita cubrir toda la jornada con arreglo al nuevo máximo, especialmente en sectores que ya tienen problemas para encontrar mano de obra como el de la hostelería.

La patronal ha hecho un estudio a nivel nacional en el que estima que la medida puede afectar a tres de cada cuatro asalariados de empresas privadas y desde CEOE-Cepyme de Zamora indican que ese dato es extrapolable también a la provincia porque las circunstancias son similares.

La mayor incidencia que podría tener esa medida que, en el mejor de los casos, permite a los trabajadores ganar hasta dos horas y media más a la semana de tiempo libre, se concentraría en la hostelería, el comercio, el sector agroganadero y en la actividad inmobiliaria. Esos cuatro sectores son los que registran un mayor porcentaje de trabajadores que actualmente tienen jornadas por encima de las 37 horas y media semanales.

En ellos, según el cálculo de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales, serían cuatro de cada cinco empleados los que verían reducida su jornada si sale adelante la iniciativa que ha puesto sobre la mesa la ministra Yolanda Díaz, mientras que si se tiene en cuenta el global de sectores, los asalariados de empresas privadas en los que tendría incidencia la medida rondan el 75,8%, según ese estudio de la patronal.

Si los datos se extrapolan a Zamora eso supondría más de 24.500 asalariados de la provincia que verían reducida su jornada. El dato se obtiene a partir de la cifra de afiliados a la Seguridad Social en el régimen general, un total de 43.865 el pasado mes de junio, y restarle los que trabajan para alguna Administración Pública, uno 11.362 según un informe difundido el pasado mes de enero por el Ministerio para la Transición Digital y para la Función Pública. De los cerca de 32.500 empleados de la provincia que dependen de empresas privadas, los que hacen más de 37,5 horas actualmente rondarían los 24.637 en Zamora.

Desde CEOE-Cepyme rechazan esa imposición y apuestan en vez de ello por fijar la jornada de trabajo, como se ha hecho hasta ahora, a través de los convenios de negociación colectiva entre sindicatos y patronal. A través de ellos se ha logrado que en las cuatro últimas décadas se haya pasado de una jornada de 40,40 horas semanales que había en 1983, antes de la entrada en vigor de las cuarenta horas, a una de 38,3 horas semanales que de media había en España en 2023, según el cálculo de CEOE. La Confederación se muestra por ello contraria a la "fuerte injerencia de este Gobierno en la actividad económica". Aunque las horas semanales de reducción no son muchas, las medidas económicas para el empresariado sí son importantes, según subraya José María Esbec.

El presidente de CEOE-Cepyme Zamora, José María Esbec. | José Luis Fernández (Archivo)

El presidente de CEOE-Cepyme Zamora, José María Esbec. / J. L. F. (Archivo)

Mil euros por trabajador

De hecho, la patronal calcula que ese recorte en la jornada le puede suponer un incremento de costes de unos mil euros al año de media por trabajador. En el conjunto de España el impacto económico negativo que puede tener para las empresas la medida se acerca a 11.800 millones de euros, a lo que se deben sumar además los costes indirectos de producir menos. Al respecto, desde CEOE-Cepyme Zamora ponen de relieve que eso disminuirá la productividad de las empresas, que actualmente ya está por debajo de la que existía en 2015 y ha descendido este año respecto a la del pasado ejercicio.

Por todo ello, el empresariado aboga por fijar la jornada de trabajo "de manera natural en los convenios colectivos" como se ha hecho hasta el momento en vez de optar por la vía del "intervencionismo del actual Gobierno en la actividad económica", que está "claramente perjudicando la actividad de las empresas", asegura Esbec.

En la actualidad, si no existe un convenio que mejore esas cifras, el límite de jornada laboral se cifra en cuarenta horas a la semana, mientras que las horas extraordinarias que se pueden realizar están acotadas a ochenta al año.

Ese panorama puede cambiar si sale adelante la propuesta de Yolanda Díaz, que plantea esa reducción sin que se vean afectados por salarios de los trabajadores que hagan menos horas para ajustarse al nuevo máximo.

A cambio, el Ministerio plantea medidas de flexibilización, como la posibilidad de que sectores como la hostelería o la agricultura tengan mayores posibilidades de distribuir la jornada laboral irregularmente a lo largo del año, al tratarse de sectores marcados por la estacionalidad, que tienen picos de trabajo en determinadas épocas del año.

Suscríbete para seguir leyendo