Adjudicado el derribo de la casa que permite liberar la muralla de Zamora en la zona de San Isidoro

La eliminación del número 1 de la calle Postigo posibilitará pasear por encima del monumento hasta el Portillo de la Lealtad

A la derecha, casa que  se derribará y que permitirá liberar la Muralla en San Isidoro.

A la derecha, casa que se derribará y que permitirá liberar la Muralla en San Isidoro. / Miguel Ángel Lorenzo

Carlos Gil Andrés

Carlos Gil Andrés

El Ayuntamiento de Zamora ha adjudicado por cerca de 90.000 euros a Excavaciones y Derribos R. Lozano los trabajos para eliminar la casa de la calle Postigo número 1 que está literalmente construida sobre la muralla en la zona próxima al Puerta de la Lealtad (también conocido como Portillo de la Traición). En la zona existe un grupo de casas en hilera que en su parte trasera dejan un espacio libre hasta la Muralla. Sin embargo, esta calle forma actualmente un fondo de saco que se pretende resolver con el derribo de la primera de las edificaciones de la hilera, la que está pegada a la muralla.

Se da la circunstancia, además, que este tramo de muralla de la zona de San Isidoro ha recibido importantes inversiones para su restauración e incluso es posible acceder a las almenas para contemplar el paisaje. Un paseo que se corta precisamente por la existencia de esta casa, que fue adquirida por el Ayuntamiento de Zamora y ahora procederá a su derribo inminente en próximas semanas.

Zamora. Derribo expropiacion edificio catedral muralla

Parte de atrás de la casa que se derribará para dar continuidad al paseo de la muralla de San Isidoro / Miguel Ángel Lorenzo

Efectivamente, como dice la memoria del proyecto, "el objeto último del derribo (del número 1 de la calle Postigo) es destinar la totalidad de la superficie de la finca al sistema general de espacio libre de uso público para incorporarlo al ya existente de conexión entre el Portillo de la Lealtad (antes denominado Portillo de la Traición) y la prolongación de la calle San Isidoro, eliminando el "fondo de saco" que en la actualidad presenta esta calle".

Plan del Casco Antiguo

El conjunto se encuentra incluido dentro de la unidad de ejecución "U.E. Postigo" del Plan Especial de Protección el Conjunto Histórico de Zamora. En la ficha urbanística consta la "apertura de una calle peatonal junto a la Muralla, entre el Postigo de la Traición y la calle de San Isidoro". Y hace referencia a la "supresión de una edificación adosada a la muralla, con nueva alineación señalada por el Plan Especial". Es decir, la que se va a derribar ahora.

La parcela "se encuentra toda ella incluida en este ámbito y por lo tanto en situación de fuera de ordenación por ser objeto de expropiación y sometida al régimen que, para estas construcciones, establece el Plan General de Ordenación Urbana aprobado definitivamente en julio de 2011 que, a su vez, se remite a la legislación urbanística vigente".

Características

La parcela tiene una superficie de 55 metros cuadrados sobre la que se levanta una casa construida en el año 1900 con tres viviendas: la de la planta baja de superficie igual a la del solar, es decir, 50 metros cuadrados y la primera y al segunda diez metros mayor, ya que se asienta sobre la propia muralla, a la "coge" diez metros cuadrados.

En principio no se esperan problemas con las medianeras de los edificios colindantes a la derecha de la edificación a derribar, ya que se trata de casas modernas y con laterales sólidos. Se trata de la casa que tiene el número 3 de la calle Postigo, reformada en 2007, y la número 2 de la Plaza de San Isidoro, del año 2006.

El lindero izquierda, según se mira de frente el edificio a derribar, es la muralla, "con la que habrá que tener especial cuidado a la hora de realizar la demolición, pues las plantas baja y primera tienen como cerramiento la Muralla, y la planta superior está apoyada en parcialmente en la cara interior de la misma".

Esta en principio sencilla actuación puede abrir para la ciudad un bello rincón del casco antiguo de la muralla que en estos momentos pasa prácticamente desapercibido, debido precisamente a la falta de salida de la calle de San Isidoro que queda entre las casas y el monumento.

Queda aún trabajo por hacer para que el Plan Especial del Casco Histórico libere todos los tramos del paseo superior de la muralla que actualmente se encuentran "cortados" por edificaciones, aunque no en todos los casos va a ser tan fácil como éste, ya que hay condicionantes mayores.

Suscríbete para seguir leyendo