Oncología de Zamora suspende consultas porque solo tiene dos médicos trabajando

Hay pacientes con revisiones pautadas cada seis meses que llevan un año sin ver a un doctor y se les ha anulado la cita

Oncólogos en un congreso celebrado recientemente en Zamora

Oncólogos en un congreso celebrado recientemente en Zamora / Miguel Ángel Lorenzo

Carlos Gil Andrés

Carlos Gil Andrés

"Están jugando con mi vida". Así de duro es el testimonio de una paciente de cáncer que tenía las pruebas diagnósticas hechas para la revisión que le correspondía en diciembre, pero que se la habían aplazado para junio. Y no sólo eso, sino que esta misma semana, un día antes de la consulta, recibe una llamada de que la consulta había sido anulada, sin fecha por orden de la directora médica. "Sólo hay dos oncólogos trabajando", recibió por toda explicación.

Efectivamente el servicio de Oncología Médica de Zamora está funcionando bajo mínimos, algo que se veía venir desde esta primavera, cuando la plantilla ya se encontraba baja de efectivos y era insuficiente para sacar adelante todo el trabajo a pesar de que se habían habilitado consultas por las tardes. Ahora, con el verano en ciernes, entre vacaciones y otras circunstancias Zamora solo tiene dos oncólogos trabajando y la consecuencia es clara, hay que anular consultas.

El problema es que un caso de cáncer no es un juanete y aplazar las revisiones puede tener un riesgo evidente de que una posible recaída no se detecte por la simple razón de que no hay nadie que vea al paciente.

Situación

De seis oncólogos dos están de vacaciones, una de baja maternal y otra médica a la que han concedido una plaza de consolidación en León. El resultado es que sólo hay dos médicos trabajando, al menos durante unos meses. Parece ser que la única solución sería contratar a un par de médicos para los dos meses de vacaciones algo muy difícil de conseguir, porque nadie se va a desplazar desde otra provincia para trabajar dos meses.

Sin embargo, sí hay algunos profesionales jóvenes interesados en trabajar y vivir en Zamora, a los que, sin embargo, por distintas razones, no se ha ofrecido un contrato estable capaz de retenerlos aquí. Es el lamento que trasladaban a este diario algunos profesionales del servicio. "Si no hubiera gente nos tendríamos que conformar, pero es que sí que hay y los dejamos ir".

Entre tanto la paciente pendiente de revisión desde hace un año, que ha recurrido en numerosas ocasiones a las reclamaciones con escaso éxito pone el acento en la gravedad de la situación y la desatención que sufren los pacientes de patologías tan graves.

Suscríbete para seguir leyendo