Vuelven los ingresos COVID al hospital de Zamora

Los últimos datos de la Consejería de Sanidad hablan de 12 pacientes en planta, aunque no están unificados en una sola zona

Hospital Virgen de la Concha de Zamora.

Hospital Virgen de la Concha de Zamora. / JOSE LUIS FERNANDEZ

Carlos Gil Andrés

Carlos Gil Andrés

El aumento de los casos de COVID está provocando un incremento de ingresos hospitalarios, que mantienen unas cifras de hospitalizados comparables a las de épocas de la pandemia, aunque ni mucho menos de los picos más altos de la crisis del coronavirus.

Hay un aumento significativo de casos de coronavirus que se está dejando notar ya en los ingresos hospitalarios, aunque la situación actual no tiene nada que ver con la de antaño y la estrategia ya no pasa por agruparlos a todos en una planta, sino que cada cual está encamado en el lugar que le corresponde por la patología que causó el ingreso, que no siempre es el coronavirus.

Incidencia del coronavirus, en aumento

Incidencia del coronavirus, en aumento / J.N.

Las fuentes sanitarias consultadas constatan que el incremento de casos de COVID, evidente ya en la sociedad zamorana desde semanas atrás, se está trasladando también a los ingresos hospitalarios. Los últimos datos oficiales son del 6 de junio e indicaban la existencia de 12 personas con COVID hospitalizadas en planta y uno más en la UCI. Unos datos que se actualizan cada 15 días, pero que, según ha podido constatar este diario, responderían actualmente a lo que está ocurriendo en el hospital.

En estos momentos la situación epidemiológica del coronavirus es, tanto en la provincia de Zamora como en el resto de la comunidad, de riesgo controlado. Es decir, se estima que apenas hay casos oficiales notificados entre los mayores de 60 años.

Sin embargo, el virus está circulando, y mucho, entre la sociedad, como demuestra el hecho de que el índice básico de reproducción del coronavirus esté actualmente en 3,23 casos en la provincia de Zamora. Es decir, cada infectado está contagiando a más de tres personas.

Que el programa específico de vigilancia del coronavirus no detecte riegos no significa que no exista coronavirus. Y lo está registrando la Red de Médicos Centinela que funciona en Atención Primaria. En el último informe de Infecciones respiratorias agudas constatan los médicos de cabecera que la tasa de incidencia del coronavirus experimenta un fuerte ascenso en las última semanas y se sitúa en 129 casos por cien mil habitantes, la más alta desde el otoño pasado.

Incidencia

La tasa de incidencia acumulada en lo que va de año es más alta entre los mayores de 75 años, seguida por el tramo de edad de 65 a 74 años. En los siguientes tramos de edad la incidencia va disminuyendo a medida que son más jóvenes, excepción hecha de los menores de 0 a 4 años, conde la tasa de COVID también es bastante alta.

La consecuencia del incremento de casos de COVID y de las hospitalizaciones no son tan dramáticas como lo eran en lo más duro de la pandemia por distintas razones: la mayor parte de la población está vacunada o ha pasado la enfermedad por lo que las formas graves de enfermedad son más raras; hay test para detectar rápidamente la infección, incluso sin ir al médico, y tomar las medidas de prevención para evitar contagiar a los demás y existe una mayor cultura y medios para, por ejemplo, evitar el contacto social y utilizar mascarillas en caso necesario.

El COVID, por tanto, es un virus que ha llegado para quedarse y hay que irse acostumbrando.

La circulación del virus, en constante incremento en la comunidad

La incidencia de la COVID ha aumentado una semana más en Castilla y León, donde en el último mes ha pasado de los veinte casos por cien mil habitantes que había entre el 13 y el 19 de mayo a los 129 de la semana entre el 10 al 16 de junio, dato este que es el más alto desde los 178 casos que anotó la comunidad entre el 2 y 8 de octubre pasados.

Así se desprende de los informes semanales sobre enfermedades respiratorias agudas publicados por la consejería de Sanidad de Castilla y León y recogidos por Efe. La comunidad cerró el 2023 con 70 casos de COVID por 100.000, con los 178 casos de esa primera semana de octubre desde los que los datos fueron en descenso con incluso dos semanas, entre el 25 de marzo y el 7 de abril con cero casos.

Luego se sucedieron semanas con incidencias bajas, con 3 casos a final de abril, 8 en la primera de mayo y 10 en la segunda. Ya en la semana del 13 al 19 de mayo se duplicaron los casos que pasaron de 10 a 20 por 100.000 en una semana.

La incidencia ha ido luego escalando y de los 20 casos a 19 de mayo, pasó a 68, luego a 72, a 103 hace una semana con los 129 de la última de la que se han facilitado datos, la de entre el 10 y 16 de junio.

En hospitalizaciones por COVID en Zamora, hubo un pico entre finales de diciembre y enero (se llegó a 25 hospitalizados) y en el otoño de 2023, cuando se llegó a alcanzar también esa cifra. Entre esos periodos apenas ha habido ingresados.

Suscríbete para seguir leyendo