El Z! Live, referente del metal y rock, mueve más de 5 millones de euros en tres días

El festival llegó a superar los 30.000 asistentes en un fin de semana intenso, con una organización impecable que ya cierra cartel

Más de cinco millones de euros han ido dejando en alojamiento, consumiciones y entradas los más de 30.000 "metálicos" que eligieron el Z! Live Rock Fest de Zamora para vibrar durante tres días con las mejores bandas de heavy y rock más punteras a nivel nacional e internacional, con la mítica Europe como apertura el jueves, 13 de junio, que logró enganchar al público local.

En los zamoranos y zamoranas menos afines a este tipo de música, pensó la organización, la empresa local Let Zed Live, en engancharles porque "queremos que el festival se funda con la ciudad. De hecho, mucha gente fue a ver y se lo pasaron tan bien que volvieron, acabó comprando entradas para el viernes y el sábado", explica uno de los socios, Andrés Cid. De eso va también este evento de primer orden, ya a niveles de los festivales de renombre de este tipo de música, "va de que la ciudad viva el festival y de que el festival cale en Zamora", subraya.

La organización, a la que el público llegado de todos los puntos del país coloca un diez, cierra las puertas de Ifeza, sede del certamen por segundo año consecutivo, con gran satisfacción por el resultado, "ha sido un festival mucho mejor que el del 2023", no solo porque reinara un sol espléndido, sino porque "el espacio ya no era nuevo, lo tenemos más controlado" y eso facilita la buena marcha del programa.

El cámpin de Las Pallas, "un lugar delimitado, ha funcionado muy bien, la gente estuvo muy a gusto, instalamos una caseta en la que tenían música para disfrutar", donde se alojaron más de 1.000 personas, aunque había capacidad para 3.000, una cifra que esperan alcanzar años próximos porque "han estado muy a gusto allí, bien cuidados y el boca a oído funciona muy bien".

Andrés Cid y sus socios Gonzalo Rodríguez y Javier Hernández confían en poder volver a montar este espacio de estancia en la isla de Las Pallas "porque facilita que la gente pueda ir y venir andando al festival. La otra ubicación, en el parque Olivares, estaba mucho más lejos y eso implicaba el desplazamiento de muchos más vehículos".

El riesgo de ser avariciosos

El único "pero" que ponen los asistentes al Z! Live entrevistados es el alto precio de las plazas hoteleras o de los pisos turísticos, duplicado y, en algunos casos, hasta triplicado. "Si esto continúa así, se cargarán el festival", comentaba Paco, un pontevedrés que junto a sus amigos Rosa y Laureano ha visto crecer el Z! Live hasta convertirse en lo que es hoy.

Andrés Cid pedía prudencia al sector, "si queremos que la gente siga viniendo no hay que ser avaricioso", no puede ser que un piso turístico de una habitación cueste 1.000 euros para uso de tres días. La subida de precios incontrolada "echa para atrás a la gente a la hora de vender entradas", subraya. Esa puede ser la razón de que este año ya hubiera, al menos, dos autobuses de personas que se alojaron en Salamanca.

Desde Escoriaza (Guipuzcoa), Koldo y Ahinoa repetían, "este año ha estado mejor, con buenas bandas y precios asequibles. Va cogiendo cuerpo. Espero que se convierta en cita obligada, creo que sí". Koldo destacaba "el planteamiento" del festival, el avance "en aparcamientos, en infraestructura". Sorprendidos por Leo Jiménez, con Patricia y Z; por Adventus y por Opera Magna, en cuanto a grupos españoles, hacen hincapié en el ambiente y en la ciudad, "espectacular", como el trato.

"Yo como minusválida, creo que está muy bien, la ciudad es accesible y te acogen bien, sin problemas. Volveremos", apunta Ahinoa. "De año en año se nota", remarca Paco que puede acreditar que el festival "ha mejorado mucho", viene desde el principio con Rosa desde Pontevedra, cuando "éramos cuatro" en el auditorio Ruta de la Plata, "era más hogareño.

Había que esperar el cambio de escenario, ahora es más profesional, pero sigue siendo familiar", puntualiza Rosa. Se va encantados con Doro, Avantasia, HammerFall y KK’Priest, con los que coincide Andrés Cid, que agrega a Eluveitie y a Paradise Lost a la lista de los más destacados.

Para 2025, ya se está cocinando el cartel, pero hasta septiembre no habrá anticipo de nombres.

Suscríbete para seguir leyendo