263 sensores inteligentes acaban con los problemas de la recogida de vidrio en pequeños municipios

La Diputación renueva hasta el año 2028 el contrato para el mantenimiento de la plataforma que alerta de la capacidad de llenado, la temperatura y la ubicación precisa del depósito

Javier Faúndez durante la presentación de una campaña para promover el reciclaje de vidrio.

Javier Faúndez durante la presentación de una campaña para promover el reciclaje de vidrio. / Miguel Ángel Lorenzo (Archivo)

Casi inapreciables pero muy útiles, así son los sensores inteligentes que pueden encontrarse en 263 contenedores de vidrio de la provincia de Zamora. Un sistema novedoso que ha acabado con las dificultades en la recogida de vidrio haciendo que el servicio sea más eficiente en zonas de poca población y de difícil acceso.

"Antes teníamos muchos problemas, sobre todo durante los veranos cuando nos desbordaban a llamadas para que el servicio fuera a recoger el contenedor y se acababan tirando muchos envases al suelo porque estaba lleno y, ahora, ese problema no lo tenemos", explica el Presidente de la Diputación, Javier Faúndez Domínguez.

Los sensores emiten una alerta de llenado, temperatura y geolocalización. Tres aspectos imprescindibles para la mejora del servicio, fundamentalmente en aquellas zonas que se encuentran más alejadas y con menor población. Como ejemplo, el dirigente alistano pone la localidad de Riomanzanas. "¿Voy a Riomanzanas a hacer una ruta normal que es kilométrica para recoger tan solo cinco kilos de vidrio? No. ¿Qué hago? Voy a Riomanzanas cuando realmente me dicen que tengo que ir", expone. Un sistema novedosa que optimiza los recursos para lograr actuaciones más eficientes y sostenibles.

Plataforma de seguimiento de los sensores. | Cedida

Sensor inteligente, junto a la apertura del contenedor. / Cedida

Nuevo contrato

Ante los excelentes resultados de los dispositivos, la Diputación Provincial destinará unos 60.000 euros para el mantenimiento de la plataforma en el periodo comprendido entre 2024 y 2028. Plataforma cuyo contrato está adjudicado a Telefónica, siendo fundamental para que se pueda tener un control preciso de los sensores. Además, Faúndez valora la posibilidad de destinar parte de ese presupuesto para instalar nuevos sensores en contenedores de alguna otra localidad donde su uso sea práctico y necesario. "En la provincia hay 508 núcleos de población, hay 263 sensores lo que supone que es más de la mitad de la provincia. Asimismo, están instalados en lugares en los que son fundamentales para poder prestar el servicio de recogida de manera útil para los habitantes", desarrolla el dirigente alistano.

¿Cómo funciona?

La función de estos sensores es avisar cuando el contenedor alcanza un determinado nivel de llenado. La aplicación activa la alerta una vez se supere el 80% de la capacidad para que la empresa adjudicataria del servicio de recogida vacíe el contenedor. En caso de no hacerlo y superarse el 90%, los técnicos de la Diputación de Zamora también reciben un aviso indicando que hay "peligro de desbordamiento" en determinado contenedor.

Además, los sensores ofrecen información sobre la ubicación precisa del contenedor de vidrio. "Esto es algo muy útil porque si la empresa ha contratado nuevo personal o un empleado está, por ejemplo, cubriendo las vacaciones de otra persona y cambia su ruta, sabe exactamente donde tiene que ir y siempre encuentra el depósito", afirma.

El sensor también controla la temperatura del depósito. Cuestión "muy importante para poder avisar de manera rápida a los efectivos del cuerpo de bomberos de que hay un contenedor en la provincia que se está quemando", añade.

Javier Faúndez durante la presentación de una campaña para promover el reciclaje de vidrio. | Miguel Ángel Lorenzo

Plataforma de seguimiento de los sensores. / Archivo

Pioneros

La provincia de Zamora fue pionera en la implantación de los sensores inteligentes en contenedores de vidrio en el año 2017 cuando se firmó el convenio de colaboración con la Junta de Castilla y León por cuatro años. En aquel momento, la Diputación de Zamora contó con un presupuesto de 40.000 euros para iniciar esta implantación de sensores de llenado, de temperatura y de geolocalización en la provincia. En total, se instalaron 116 en ayuntamientos pertenecientes a la zona de la Reserva de la Biosfera y en localidades complementarias para conseguir hacer la recogida mucho más sostenible.

En el año 2021, ante los buenos resultados del programa, la Junta propuso a la Diputación seguir trabajando con este método y gracias a la ayuda recibida por la administración regional se instalaron 120 nuevos sensores. "Decidimos incluirlos en los contenedores de vidrio de otra zona sensible de la provincia, desde un punto de vista medioambiental, que fue la zona de la Reserva de las Lagunas de Villafáfila y la zona de La Guareña", explica Faúndez. Además, se implantaron en 39 localidades más donde hay poca población. "Bajamos la ratio de recogida de vidrio de 100 a 50 habitantes para reforzar el reciclaje en la provincia, pero donde son poblaciones donde cuesta mucho llegar y no se recicla mucho, entonces ir a recoger con rutas programadas no tiene sentido porque contaminas más que el beneficio que haces medioambientalmente", razona.

Pequeñas localidades

La Diputación rebajó la ratio para la recogida de vidrio a 50 habitantes, aunque también se atiende a poblaciones de menos de esa cifra cuando hay un establecimiento hostelero. Tras esta bajada de la ratio, la institución destinó otros 15.000 euros para la instalación de 27 sensores más. "Hay otras zonas donde no tiene sentido ponerlos, ya que la ruta pasa obligatoriamente por determinadas localidades", expone Faúndez. Sin embargo, hay pueblos como es el caso de La Tuda con unos 47 habitantes en los que "tiene sentido ir a recoger el vidrio cuando esté el contenedor prácticamente lleno y no pasar una vez al mes porque el contrato saldría mucho más caro y el servicio no sería sostenible".

Suscríbete para seguir leyendo