La nueva zona industrial para revitalizar la provincia

El proyecto tiene en cuenta la localización del polígono, junto a ejes estratégicos de comunicación

ZAMORA. ALFONSO FERNANDEZ MAÑUECO PARTICIPA EN LA FIRMA DEL PROTOCOLO ENTRE LA JUNTA DE CASTILLA Y LEON Y EL AYUNTAMIENTO DE MONFARRACINOS PARA EL DESARROLLO DEL PLAN REGIONAL DE AMBITO TERRITORIAL ZAMORA NORTE

ZAMORA. ALFONSO FERNANDEZ MAÑUECO PARTICIPA EN LA FIRMA DEL PROTOCOLO ENTRE LA JUNTA DE CASTILLA Y LEON Y EL AYUNTAMIENTO DE MONFARRACINOS PARA EL DESARROLLO DEL PLAN REGIONAL DE AMBITO TERRITORIAL ZAMORA NORTE / ANA BURRIEZA

B. B. G.

La nueva área industrial que se plantea en los terrenos de la localidad de Monfarracinos viene determinada por el Plan Regional de Ámbito Territorial, donde se exponen las condiciones de ordenación general y detallada requeridas para el desarrollo de la zona de actividades productivas en el entorno de Zamora. Una de sus principales ventajas es esa accesibilidad a los dos ejes estratégicos fundamentales para el desarrollo autonómico: la Ruta de la Plata y el Corredor del Duero.

Para ello, el Plan Regional clasifica como suelo urbanizable los terrenos previstos para este nuevo polígono industrial, situados en la carretera CL-612, dividiéndolos en dos sectores de uso predominantemente industrial. El plan ha tenido en cuenta en la delimitación de los terrenos aquellos con protección natural o con valor agrícola singular, además de los directamente afectados por los proyectos de mejora de regadíos, con el límite en el canal Toro-Zamora.

Sin embargo, lo que sí se incluye en uno de los dos sectores es un camino rural que, de acuerdo a las normas urbanísticas municipales vigentes, se asocia a una propuesta de desvío de una vía pecuaria, sin nombre específico y cuyo trazo se integra como viario en la ordenación. Para ella se propone un nuevo desvío a otro camino rural cercano, por lo que esta pequeña alteración no introduce cambios en su funcionalidad pecuaria ni genera afecciones significativas sobre el medio.

Dividido en dos

El que se decida esa división en dos sectores se debe a la propia localización de esta área industrial, puesto que está atravesada por la carretera CL-612, en la que se apoya la ordenación y a través de la cual se realizará el acceso al nuevo polígono. Es cierto que la legislación autonómica actual no permite la delimitación de sectores discontinuos, por lo que la propuesta se formaliza como dos ámbitos de ordenación, autónomos desde el punto de vista formal, aunque planificados conjuntamente, procurando así un equilibrio global del conjunto, en términos de beneficios y cargas asociados al desarrollo urbanístico.

Proyecto del nuevo polígono industrial de Monfarracinos

Proyecto del nuevo polígono industrial de Monfarracinos / Cedida

En este sentido, estas condiciones de ordenación general compartidas se establecen buscando la maximización de la superficie efectiva que pueda destinarse a usos productivos, localizándolos de forma agrupada en grandes manzanas, pero permitiendo la división en parcelas con extensiones entre los 15.000 y los 100.000 metros cuadrados. El objetivo es habilitar la implantación de instalaciones productivas —ya sean intensivas o extensivas— que podrían vincularse al sector agroalimentario, incluyendo otras actividades complementarias, como talleres, almacenes u oficinas. Esta posibilidad se consigue a través de la racionalización de los trazados viarios, la concentración de cesiones y la formalización de una estructura de ordenación regular, favorecida por la topografía del terreno.

Ordenación de la zona

Así, la estructura de la ordenación parte de un acceso compartido por los dos mencionados sectores, desde la carretera CL-612 Zamora-Villalpando, donde se propone la ejecución de una nueva glorieta que ampliará y regularizará el nudo ya existente. El sector al oeste de la carretera, Sector Zamora Norte 1, se organiza a través de un anillo de circulación que arranca de esa glorieta, organizando a su alrededor las parcelas industriales. Con ello, se facilita la integración y mantenimiento de algunas de las actividades ya existentes. Por su parte, el Sector Zamora Norte 2, de menores dimensiones, se organiza en torno a un único vial, rematado con un espacio para aparcamiento especializado de vehículos de transporte de mercancías.

Por su parte, en los márgenes de la CL-612, entre la carretera y la estructura viaria propia de los sectores, el plan prevé unas bandas de espacios libres públicos que actuarán como banda de atenuación respecto a la carretera autonómica. También se establecerá a lo largo de todo el borde de los sectores una banda continua de espacios libres que actuará como transición con el medio rural circundante, lo que permite garantizar la preservación de los elementos más relevantes ambientalmente en este entorno.

Vinculados a estos corredores verdes, se localizan las cesiones de equipamientos públicos, agrupados en una parcela en cada uno de los dos sectores del polígono. Con esta ordenación se garantiza que cada uno de ellos, de forma independiente, satisfaga el cumplimiento de estándares mínimos establecidos reglamentariamente, sin necesidad de establecer mecanismos de compensación.

La ordenación propuesta en el proyecto garantiza, por último, que no existan diferencias significativas ni entre los aprovechamientos medios de ambos sectores, ni entre los aprovechamientos netos materializables en las parcelas finalistas de los dos.