Cada año más y mejor heavy en Zamora

El Z! Live se despide con "buen rollo" entre la ciudad, los "metaleros" y el nuevo espacio de acampada junto al río

Ha llegado a su fin el festival heavy que pone a Zamora en el mapa nacional y europeo y la sensación de "buen rollito" es generalizada entre los miles de "metaleros" que se han acercado a la ciudad, los hosteleros y comerciantes que han notado su presencia en forma de euros y muchos zamoranos que han agradecido el ambiente que los roqueros han dado durante tres jornadas a la capital.

También una nota muy positiva se ha llevado la nueva zona de acampada establecida para los festivaleros en la isla de las Pallas del río Duero.

El hecho de que ofrezca sombras y se sitúe en un lugar estratégico, cerca del recinto ferial Ifeza y próxima también al casco urbano, ha hecho que se haya valorado como ubicación idónea y menos alejada que la zona de Olivares utilizada otros años.

Otro aspecto aplaudido es el de los conciertos y las actividades que extienden el festival a la ciudad durante las mañanas, que posibilitan esa simbiosis entre Zamora y el heavy durante la celebración del Z! Live.

Por todo ello, el templo del metal en el que se ha transformado la capital zamorana desde el pasado jueves ha supuesto una experiencia positiva que hace pensar ya a los organizadores en la edición del próximo año para seguir esa tendencia de "más y mejor heavy".

La guinda del pastel este año la ha puesto el tiempo, con temperaturas agradables que han acabado con el "gafe" de las últimas ediciones en las que las tormentas habían aguado algunas de las actuaciones musicales programadas.

Este domingo, los adeptos del metal vuelven a verse por Zamora, pero ya con las mochilas al hombro con las que dicen adiós a la ciudad...hasta el Z! Live de 2025. De nuevo, empieza la cuenta atrás.

Suscríbete para seguir leyendo