El Museo Pedagógico de Zamora abrirá sus puertas al público el próximo curso escolar

El centro plantea un recorrido por la evolución de la historia de la escuela desde finales del siglo XIX hasta el momento actual

Así es el Museo Pedagógico de Zamora

N. S.

Natalia Sánchez

Natalia Sánchez

El Museo Pedagógico de Zamora, que ocupa las antiguas instalaciones del Laboratorio municipal, podrá visitarse desde mediados del mes de septiembre, "con el nuevo curso escolar", anunció el viernes el alcalde de Zamora, Francisco Guarido en una visita al centro que ya cuenta con las distintas aulas montadas a la espera de los primeros visitantes.

El centro, en el que restan pequeños detalles para estar totalmente concluido, supone la materialización de "una historia que empezó en 2021 con un convenio entre Ayuntamiento y la Universidad de Salamanca ha tenido muchas vicisitudes, como la obra quedó desierta al principio, pero finalmente todo ha salido bien", se congratuló Guarido quien recordó que el proyecto ha conllevado una inversión de casi 600.000 euros entre las obras en el inmueble modernista que hiciera Francesc Ferriol y la parte museográfica.

El regidor aludió a que se ha recuperado un edificio que "le viene como un guante al contenido", con un patio que podrá usarse para actividades de cualquier tipo. "Es un edificio muy completo para visitar como para saber el pasado y organizar actividades en el exterior de manera complementaria".

Por su parte el director del Centro Museo Pedagógico, Bienvenido Martín, señaló que "Es un sueño deseado desde hace mucho tiempo que ahora se hace realidad". El docente sostuvo que este es un edifico que "habla de cultura de la escuela en el ámbito legislativo, teórico y práctica".

Destacó que al visitante que, lo podrá ver en cuestión de meses, le llamará poderosamente la atención "el conjunto de piezas tan maravillosas que hemos ido recuperando a lo largo de los años. Desde el 2003 me he recorrido distintas provincias de la región y otros puntos para localizar las piezas" ahora exhibidas. El centro "contará con la apertura al público, a escolares que queremos que lo observen y conozcan la evolución de la escuela en España al igual que los estudiantes de Magisterio", describió.

Recorrido

El Museo Pedagógico plantea un recorrido por la historia más reciente de la educación de España.

La visita se articula en cinco espacios cubos donde se recrean las clases de cinco épocas, comenzando por la de finales del siglo XIX de principios del siglo XX. En su pizarra figura la fecha del 14 de junio de 1914 y es un aula muy sencilla con mesas de madera y sillas presidida por un crucifico.

A continuación se sitúa el aula de la Segunda República, con su bandera o los mapas del momento, entre otros elementos.

En frente de la dependencia de la época del nacionalcatolicismo han situado el águila franquista que durante años estuvo en la escuela normal y ya en la clase, congelada en una lección de geometría, hay elementos singulares como pequeños braseros y uno de cisco bajo la mesa de profesor donde hay desde un antiguo sacapuntas, un sello o un paquete de cigarrillos Celtas.

La siguiente es una típica clase de la etapa de la EGB donde desde la ventana de aluminio hasta el suelo de terrazo son los propios del momento recreado. En las estanterías se encuentra desde libros de lectura de la época, las tizas blancas cuadradas pasando por proyectores a casetes.

La última clase corresponde a la Logse, en ella se puede acceder libremente, y sobre las pequeñas mesas se encuentran juguetes similares a los que puede haber ahora en un colegio.

El recorrido museístico se enriquece con la presencia de un total de 16 vitrinas, situadas el grueso junto una pared del centro divulgativo, donde han dispuesto recursos pedagógicos y útiles que se han utilizado a lo largo de décadas en la escuela.

Tras los cristales pueden contemplarse desde una maqueta de la escuela de Alcañices, proyectada también por el arquitecto Ferriol, hasta pequeñas fichas de madera con cada letra que conforma el abecedario, cajas con las figuras geométricas acompañadas de compases, escuadras y cartabón de madera o múltiples ábacos.

Otra vitrina está dedicada a las labores de costura e incluso otra cobija juegos desde tabas, tirachinas, peonza o muñecos de indios y vaqueros o un rudimentario "pinball".

En otro ámbito del museo pueden contemplar una amplia colección de cuadernos escolares que contiene interesantes materiales de finales del siglo XIX.

Un divertido e instructivo periplo por la historia de la escuela y la educación española.

Suscríbete para seguir leyendo