El autor del tiroteo en el bar Marta de Zamora pasa a disposición judicial: declara por videoconferencia

El varón se encuentra ingresado en el Virgen de la Concha custodiado por la Policía Nacional

El hostelero herido sigue en Salamanca, pero fuera de peligro y con evolución favorable

Tiroteo en Zamora iniciado en el bar Marta

Tiroteo en Zamora iniciado en el bar Marta

T. S. / S. A.

El autor del tiroteo que se produjo la pasada madrugada del sábado en el bar Marta Zamora capital fue herido también en la mandíbula. Después de las últimas informaciones que apuntaban a una herida grave en la pierna, el subdelegado del Gobierno en la provincia, Ángel Blanco, acaba de informar que también presenta una dolencia en esta parte del rostro.

El varón, de 61 años, permanece ingresado en el hospital Virgen de la Concha de Zamora custodiado por la Policía Nacional y ya ha pasado a disposición judicial. Según ha podido saber este diario, el hombre declarará a través de videoconferencia hoy mismo. El caso lo llevará el Juzgado número 3 de Zamora.

El hombre recibió los disparos por parte de varios agentes de la Policía Municipal al intentar reducirlo durante un fuego abierto por la calle Ferrocarril en el que se dispararon casi una veintena de tiros. El autor, que se escondió debajo de un coche, huyó a tiro limpio hasta el punto de dar con una de las balas a un policía municipal que, por suerte, resultó ileso al impactar la bala contra su bota.

Aunque la investigación sigue abierta, "no tenemos constancia de que fuera algo premeditado ni con ningún otro tipo de vinculación", ha esgrimido con prudencia Blanco.

El hostelero

La ciudad de Zamora se ha volcado con el hostelero, uno de los dueños del Bar Marta, de 45 años. Tras recibir un tiro en la espalda que le llegó a rozar el pulmón, el hombre evoluciona favorablemente tras ser operado de urgencia en Salamanca el mismo sábado por la mañana. Además, presentaba varias costillas rotas. No obstante, su vida no corre peligro.

Un tirador profesional

El agresor, según fuentes municipales, es un tirador experto sin antecedentes. Tiene 61 años y es vecino de Zamora capital. Su manejo de las armas se debe a la práctica deportiva que realiza, de ahí su acceso a pistolas y material abundante. Según cuentan testigos presenciales, el agresor venía desde la zona de la Plaza de Toros con el arma, aunque no fue hasta que llegó al bar cuando la utilizó. Mientras huía perseguido por los agentes de la Policía Municipal, no dejó de disparar en lo que los testigos presenciales han tildado ya como "de película".