Kiosko La Opinión de Zamora

La Opinión de Zamora

Sucesos en Zamora

La "privacidad del putero" encierra a las prostitutas en 53 pisos en Zamora

"El proxeneta ejerce mayor control sobre la mujer cuando la explota en viviendas", aseguran expertas en las Jornadas de Trata

La concejala de IU de Igualdad, Carmen Álvarez; la edil de Seguridad Ciudadana, Concha Rosales; y el subdelegado del Gobierno, Ángel Blanco, inauguran las II Jornadas de Trata y Explotación. Emilio Fraile

La proliferación de pisos de alquiler convertidos en prostíbulos en Zamora capital y provincia, 53 desde el año 2017, el 60% ubicados en la capital, "con cuatro o cinco mujeres explotadas sexualmente por cada vivienda", es cada vez mayor. Y la razón está en que los puteros "tienen más privacidad y ellas están más controladas por sus proxenetas", explica una profesional de la Asociación para la Prevención, Reinserción y Atención a la Mujer Prostituida (Apramp) que participa en las II Jornadas de Trata y Explotación, organizadas desde la Concejalía de Igualdad del Ayuntamiento de la capital a propuesta de Adasci.

La mayoría de prostíbulos de la provincia y de la capital que cerraron por el COVID no han vuelto a la actividad. Las redes de trata comprobaron que la reubicación en viviendas "dificulta la detección de la explotación sexual y la trata de mujeres", agregan desde Apramp Zamora. "La movilidad es mayor y las aísla, no les permite contactar entre ellas, ni con los clientes o con las organizaciones como la nuestra porque no van a estar más de una semana en la misma dirección", agrega una psicóloga del centro de acogida Albor de Castilla y León.

A Policía Nacional y Guardia Civil les es más complicado acceder a los inmuebles al tratarse de domicilios particulares, "alquilados normalmente por el proxeneta, quien contrata una habitación a las mujeres a las que obliga a prostituirse". Los agentes "necesitan una orden judicial para poder entrar", imposible de obtener si no disponen de indicios de que alguien se está lucrando con esa actividad ilegal.

Las mismas limitaciones para contactar con estas víctimas se encuentran las ONG´s que les ofrecen protección, confidencialidad y recursos, y que les prestan una atención multidisciplinar: psicológica, médica, jurídica, de asistencia social o laboral. El boca a oído es, pues, el sistema para llegar a estas mujeres, en su mayoría de países latinoamericanos y con entre 20 y 40 años, agrega la ponente de Apramp.

"Nos conocen por todo el trabajo que estamos haciendo, a veces entramos a los pisos porque la encargada", la vigilante del proxeneta, "accede a ello, aunque normalmente vamos cuando no están ellas o nos encontramos fuera de la vivienda". También ocurre que estas víctimas contactan directamente, en ocasiones, con estas organizaciones.

"Hacinadas y utilizadas como trozos de carne"

Las mujeres explotadas sexualmente en pisos viven hacinadas, comparten habitación entre tres y cuatro, pero la "suite" se reserva para satisfacer al putero. En Zamora, "las condiciones de vida suelen ser mucho más duras y menos higiénicas en los prostíbulos, ahí comparten sí o sí su cuarto más de una", indican desde Apramp. La situación que no es la misma en otros puntos de la comunidad autónoma, especifica la psicóloga de Albor, "te puedes encontrar un cuarto con seis literas y un solo baño, en condiciones de insalubridad, y una gran habitación bien preparada para atender a los clientes".

La profesional profundizó en las secuelas psicológicas padecen, tratadas como "carne fresca" por los puteros. Ellas terminan con "sentimientos de odio, rabia, sin autoestima y con adicciones a las drogas para soportar a los clientes", cautivas de una doble vida para ocultar su realidad a su familia, a los hijos que motivaron su emigración para darles un futuro mejor. "Llegan a no saber ni dónde están", el 70% sufre el mismo daño emocional que excombatientes y personas torturadas, según la ONU, abunda la psicóloga.

Se investigan 93 expedientes en la provincia, donde quedan 9 prostíbulos

La provincia de Zamora mantiene activos dos prostíbulos en la frontera con Portugal, país en el que esta actividad está prohibida: uno se sitúa en Alcañices y el otro en San Martín del Pedroso. En la capital zamorana todavía existen siete, seis de ellos en la antigua zona conocida como "La muralla", en el barrio de La Lana; y otro, en la salida de Zamora en dirección al corredor de Roales.

En la actualidad, hay abiertos 93 expedientes, indican desde Apramp, cifra que no se corresponde con el número de pisos y prostíbulos localizados en la provincia, puesto que "la actividad va cambiando de zonas, de viviendas", agregan las participantes en las Jornadas de Trata y Explotación, en las que ha colaborado también la Subdelegación del Gobierno central en Zamora y que contarán hoy con responsables de la Policía Nacional y la Guardia Civil entre los intervinientes de esta segunda sesión abierta al público a primera hora de la mañana, a partir de las 10.10 horas.

La Junta de Castilla y León se implica para erradicar esta actividad que denigra a la mujer a través de la puesta en marcha y financiación de proyectos como "Atrapadas" con el que también se interviene con hijos e hijas de mujeres víctimas de explotación sexual y trata. En Zamora, se atiende a poco más de una docena de menores de edad, de entre tres y 12 años de edad. De ellos se ocupan ONG's que operan en la provincia, algunos derivados por Apramp a centros, a otros recursos.

Los niños y niñas mantienen el contacto con sus madres, "el principal objetivo de ellas es estar con sus hijos y poder salir de la situación que están sufriendo y aguantan por ellos, y por las cargas familiares que tienen en sus países de origen", allegados que, por lo general, solo se preocupan de que les lleguen los envíos de dinero cuya procedencia les importa poco, advierten las expertas.

Las ponencias de otros expertos prosiguen abiertas al público a las 11.30 para dar a conocer estudios y entidades que investigan y previenen la trata y la prostitución con la participación de integrantes de la Asociación de Sexología Dialogasex para analizar la relación entre prostitución, trata, porno y sexualidad; la prostitución en el arte, el cine y la literatura por parte de Arantxa Melero; masculinidad y consumo de prostitución; y sobre las víctimas. La escritora, modelo, directora de cine y actriz Mabel Lozano, feminista y defensora de la abolición de la prostitución, profundizará en la cibertrata y la prostitución 2.0, la que se realiza a través de las redes sociales, con lo que se cierran estas II Jornadas de Trata y Explotación.

Compartir el artículo

stats