Las obras previstas para el verano en el Teatro Ramos Carrión podrían afectar a la programación de actividades estivales en la terraza: «Hay que levantar e impermeabilizar», reconoció este martes el presidente de la Diputación, Francisco José Requejo, que en todo caso expresó su confianza en que los trabajos «no se demoren mucho en el tiempo». La decisión del bipartito ha sido esperar a la etapa más calurosa para acometer una intervención que debe resolver los problemas de humedades que mantienen sin uso las salas polivalentes ubicadas en el liceo provincial.

Casi dos años de cierre

Lo cierto es que, para cuando la solución se concrete definitivamente, habrán pasado casi dos años de cierre de estos espacios por culpa de unos problemas que intentaron resolverse «con parches», a través de medios propios, pero que requerirán finalmente de una actuación integral que irá más allá de los 25.000 euros incluidos en el presupuesto de la Diputación: «Haremos una modificación», confirmó Requejo, que tiene claro que este es «un problema estructural» que obligará a una obra en la zona de la cubierta.

No en vano, las filtraciones continúan desde octubre del año 2021, por lo que la actuación global se antoja como la única salida. Eso sí, por el momento, la institución provincial carece de proyecto aún, por lo que resulta complicado determinar cuál será el coste de los trabajos y cuánto durará la actuación que se lleve a cabo.

Lo que sí aceptó Requejo es la necesidad de «hacer un poco de autocrítica» ante los problemas que está generando la avería y la privación que están sufriendo los zamoranos de unas instalaciones que sirven para realizar distintas charlas y eventos, o como complemento a algunos congresos que se celebran también en la sala grande del Ramos Carrión: «Es una instalación que lleva poco tiempo y está claro que algo no se hizo bien al principio», zanjó el presidente de la Diputación.