Kiosko La Opinión de Zamora

La Opinión de Zamora

La historia del comercio de Zamora esculpida en letra

El profesor Javier García Martín reivindica el valor y la protección de rótulos de antiguos establecimientos zamoranos a través de la Red Ibérica en Defensa del Patrimonio Gráfico

La mítica sombrerería Lucio Astudillo. | | J. L. FERNÁNDEZ

Una mezcla entre curiosidad y amor por la ciudad fue la combinación perfecta para que el zamorano Javier García Martín pusiera en marcha el pasado año en Internet su proyecto de divulgación Zamora Patrimonio Gráfico, que recoge documentación gráfica de las decenas de rótulos de establecimientos —la gran mayoría ya cerrados— que se pueden descubrir paseando por la capital. “Siempre me ha llamado la atención el pequeño comercio y las tiendas históricas, que son los que le dan personalidad a una ciudad”, defiende este profesor de Economía.

Rótulo Labajo Zamora, en la calle San Andrés, ya desaparecido. Cedida

El último empujón para llevar a cabo esta original iniciativa se lo dio la Red Ibérica en Defensa del Patrimonio Gráfico, plataforma que nace en 2020 a nivel nacional con el objetivo global de salvaguardar y proteger toda la gráfica comercial del país como patrimonio gráfico, y de la que García Martín es miembro. “Gracias a esta asociación se visibiliza, divulga y defiende este patrimonio cuando está en peligro”, valora.

Un hombre pasea junto al Café Viriato. Jose Luis Fernández

Su formación profesional le hace además interesarse por todo lo relacionado con el pasado comercial, la economía de los zamoranos de tiempos anteriores. “Es muy interesante que no se pierda la memoria de toda esa gente”, defiende. De ahí su disposición por documentarse sobre los restos de rótulos históricos “porque la mayoría de las ciudades evolucionan hacia las franquicias y toda esta historia comercial desaparece”, lamenta. Un desvanecimiento que, bien es cierto, no ocurre de una manera tan drástica en ciudades como Zamora. “La destrucción de todo este patrimonio histórico

La ferretería Mardem JOSE LUIS FERNANDEZ

La importancia del pequeño comercio

“Aquí siempre ha tenido mucho peso el pequeño comercio y la invasión de grandes marcas no ha sido tan devastadora, así que es más sencillo, en cierto sentido, encontrar determinados elementos del patrimonio gráfico”, explica, aunque advierte que, por la misma razón, puede que se haya tenido poco cuidado con estos rótulos, poniendo ejemplos tan conocidos como la destrucción del azulejo de la panera social. Por otra parte, destaca también que la ciudad tiene la gran fortuna de que algunos de estos elementos fueran en su día creados por artistas de primera línea, como José Luis Alonso Coomonte —con las letras del Banco de España hechas en hierro sobre un pedestal de hormigón— o Luis Quico, quien trabajó mucho en la arquitectura comercial. “Tenía mosaicos enormes de publicidad, como el del establecimiento La Llave, en plena Santa Clara, con más de 20.000 piezas para anunciar una marca de neumáticos u otro en la tienda de música Casa Portos, en la calle San Andrés”, pone como ejemplos.

Javier García Martín, promotor de Zamora Patrimonio Gráfico Cedida

La colección de fotografía de la que se puede disfrutar en su web zamorateca.com y en sus redes sociales es de lo más variopinta. “Hay un poco de todo, elementos del patrimonio gráfico que son muy ilustrativos del pasado de la ciudad, como en la puerta trasera del Museo Etnográfico de Castilla y León”, especifica. En el arco que hay en la parte superior, todavía se puede leer la inscripción “Zamora industrial fábrica de tejidos” escrito con pintura negra. “Ahí se tuvo la sensibilidad de mantenerlo e integrarlo a la reforma que se hizo para poner en marcha el museo. Ese letrero habla de una actividad económica, de la importancia de la industria textil en Zamora a finales del siglo XIX”, agradece.

Local de La Casa de las Lanas, donde han hecho estragos los vándalos. Jose Luis Fernández

Una sensibilidad de la que también ha sido testigo recientemente con otro rótulo mítico de la capital, el de los almacenes García Casado.

Rótulo de los almacenes García Casado. Cedida

“Cuando comenzaron las obras, me puse en contacto con el estudio de arquitectura que hacía el proyecto, para saber qué iban a hacer con esas letras metálicas ya que, si se iban a retirar, desde la red ibérica nos comprometíamos a custodiarlas, ya que cuenta con un almacén de rótulos. Pero me aseguraron que estaba previsto dejarlas, lo que fue una grata sorpresa”, asegura.

Arco con la inscripción conservada en la trasera del Etnográfico. Jose Luis Fernández

Es imposible no tener algunos elementos de este patrimonio gráfico a los que García Martín les tenga un aprecio especial. Es el caso del letrero de la histórica sombrerería Lucio Astudillo, en la calle Renova.

Detalla de la sombrerería Lucio Astudillo. Cedida

“Es una de las pocas tiendas decimonónicas que quedan en Zamora y se trata de una pieza muy característica de esa época, elaborada en cristal y dorada con polvo de oro por la parte trasera. Se solía firmar, en este caso por Cristalería Zamorana, y eran elementos totalmente artesanales”, detalla. Otro ejemplo similar se puede encontrar en los soportales de la Plaza Mayor con Varone, un local en el que se puede leer “Hijo de Avelino Prieto” con la misma técnica.

Local de Hijo de Avelino Prieto, en los soportales de la Plaza Mayor Jose Luis Fernández

También tiene este profesor en su colección de rótulos favoritos el indicador de teléfono público que se encuentra en la pared de la calle Benavente, justo haciendo esquina con San Torcuato. Un pequeño elemento que solo se descubre si uno camina con suma atención. “Hay que pasear con los ojos bien abiertos para encontrar estas joyas tan nuestras, parte de nuestra identidad y memoria. A menudo no nos damos cuenta de que están ahí, solo cuando vemos que desaparecen”, lamenta.

Rótulo de teléfono público en la calle Benavente. Cedida

Imagen e investigación

Este trabajo, que hace totalmente por afición, incluye, además de la fotografía, una investigación más profunda para enriquecer la imagen con algún dato curioso sobre el negocio. Una labor que ve recompensada con la respuesta que obtiene en redes, alguna tan entrañable como la de la funeraria La Soledad, que le invitó a fotografiar un rótulo que tenía guardado en sus oficinas, para añadirlo a la colección.

Rótulo de Seguros Ocaso, en la funeraria La Soledad Cedida

El pertenecer a la Red Ibérica en Defensa del Patrimonio Gráfico puede ayudar a promover la deseada protección que persigue. “Ahora mismo es un movimiento autogestionado, pero se está recibiendo mucha atención por parte de los medios y eso ayuda, sin duda, a que se cree una concienciación sobre la importancia de un patrimonio que va más allá de las piedras y que define nuestra propia historia y la esencia de las ciudades”, subraya su miembro zamorano.

Compartir el artículo

stats