Kiosko La Opinión de Zamora

La Opinión de Zamora

La zamorana Vanessa, la “jefa” de cocina de Instagram con 100.000 seguidores

Vanessa González Mulas, joven chef de Morales del Vino, triunfa con su cuenta donde comparte recetas, trucos, sorteos y consejos

La joven zamorana Vanessa triunfa con su cuenta de Instagram de cocina @cocinandoconvanessa L. O. Z.

Su cuenta se llama @cocinandoconvanessa, aunque también podría llamarse salivando con Vanessa. Cuesta ver su Instagram sin acabar picando en la despensa o atracando la nevera. Eso sí, sin tanto tino de encontrar sus platazos.

A sus 30 años, Vanessa González Mulas, natural de Morales del Vino, es la jefa de cocina de la residencia Caser de Villaralbo y también la creadora de una cuenta de Instagram que ya siguen más de 100.000 personas. En realidad, se trataba de su perfil personal, pero en 2020 con el comienzo de la pandemia decidió darle un toque más profesional a petición de amigos y familiares. “¡Qué buena pinta!”, “¿Cómo lo has hecho? o “¿Me puedes pasar la receta?” eran algunos de los comentarios más repetidos.

Vanessa González Mulas es natural de Morales del Vino y es la jefa de cocina de la residencia Caser de Villaralbo. Cedida

Comenzó a subir contenido y el número de seguidores también empezó a crecer: 2.000, 26.000… y ahora 100.000, con vídeos que acumulan hasta siete u ocho millones de reproducciones los más vistos. “No sé hasta dónde llegará, pero es algo con lo que disfruto”, reconoce Vanessa. Es la primera chef profesional de la familia. De pequeña, siempre se interesaba por ver qué estaban preparando su madre o su abuela, dos buenas cocineras. “Me llamaba mucho la atención”, recuerda. Esa misma inquietud también la llevaba a acercarse por el restaurante de sus vecinos, donde aprendía a “hacer croquetas o a limpiar mollejas”. Y además, su padre era panadero. Sin pretenderlo, su entorno más cercano motivó su vocación por la cocina. “Cuando llegó el momento de elegir, me decían que estudiara Enfermería, pero me matriculé en el Grado Superior en Dirección de Cocina”. Un módulo de Formación Profesional ofertado en el CEI de Zamora que enseguida le abrió las puertas al mundo laboral donde hacer de su pasión su profesión.

Lejos de espumas, aires, esferificaciones y otras técnicas modernas archirrepetidas en miles de cuentas para ‘foodies’, la joven chef apuesta por la cocina tradicional sin renunciar a elaboraciones nuevas, pero siempre con recetas fáciles para sus seguidores, incluso las de repostería. “Las recetas modernas no son prácticas, ¿quién va a hacer eso en casa? Cuanto más fácil, mejor”, argumenta.

Así, además de ofrecer ideas de salsas, tapas, postres, canapés, Vanessa también ofrece didácticos tutoriales sobre cómo despiezar un pollo o cómo elaborar cebolla encurtida.

También da consejos sobre la forma de conservar la lechuga fresca durante más tiempo o el método correcto para recalentar una pizza y que la masa no quede blandurria. Y además, se atreve a reproducir recetas famosas como la cremosa tarta de queso de La Viña del País Vasco y a comprobar trucos virales que corren por las redes como por ejemplo de cómo limpiar la sartén, que muchas veces no funcionan. En definitiva, contenido útil, sencillo y resumido en cuestión de segundos acorde a la velocidad de las redes sociales.

Publica con una frecuencia de un día sí, un día no, para tratar de evitar las penalizaciones del algoritmo que restan visibilidad a las cuentas menos activas, y todo ello con una estética muy cuidada: desde la fotografía hasta la disposición de los elementos, la luz natural o los elementos decorativos, desde un salvamanteles de yute a una vaporera de bambú. Un trabajo que conlleva un coste económico —los ingredientes, la vajilla, los textiles, el menaje, la luz…—, pero que sobre todo, requiere tiempo y que muchas veces es infravalorado.

Grabar una receta implica al menos el doble de tiempo que una elaboración sin cámaras al tener que inmortalizar cada paso. Pero el trabajo no queda ahí. A ello hay que sumarle los minutos previos empleados en la compra de ingredientes y, sobre todo, en la edición posterior: montaje, rotulación, elección de canciones virales, redacción del texto, selección de hashtags en tendencia, programación a determinadas horas y un sinfín de tareas más, como compartir en stories, responder a los comentarios, resolver dudas, atender propuestas publicitarias, analizar estadísticas y vuelta a empezar con la esmerada programación de contenido.

¿Que es Navidad? Pues una selección de ideas de entrantes navideños como bombones de salmón o conos de hojaldre rellenos de paté de langostinos casero. ¿Que se acerca Halloween? Pues unas natillas de chocolate con un diseño “de miedo”. ¿Que viene una ola de calor? Pues un refrescante gazpacho de sandía o una crema de espárragos fría.

¿Que es temporada de fresas? Pues unos “petit suisse” o un brazo gitano de nata montada y fresas del huerto de sus padres. ¿Que es época de calabazas? Pues un bollo tierno de calabaza. Y para los más golosos: mouse de Ferrero Rocher, turrón casero, bombas de Nutella y muchas recetas más. ¿Lo que más triunfa? El queso. ¿Lo que menos? Las verduras. Las cifras no mienten y los vídeos con mayor y menor número de visualizaciones delatan a sus seguidores.

La joven chef compagina su trabajo en las redes sociales con su otro trabajo como jefa de cocina en el centro residencial de Villaralbo. Con 24 primaveras se metió en los fogones a cocinar menús caseros, variados y adaptados para 130 personas y a lo largo de estos siete años se ha ganado a pulso el respeto y admiración de compañeros y mayores, los más experimentados comensales, con quienes incluso en ocasiones hace talleres de cocina. “Tengo total libertad y estoy muy contenta”, agradece.

Para colaboraciones, pueden contactar con ella en la dirección de correo electrónico recetascocinandoconvane@gmail.com o seguirla en Instagram en @cocinandoconvanessa para formar parte de su otra gran familia en la red de más de 100.000 personas.

Compartir el artículo

stats