Los residentes en Zamora capital se están viendo obligados a trasladarse a las oficinas del INSS en Benavente, Puebla de Sanabria o Toro para realizar consultas y simulaciones sobre sus jubilaciones, una circunstancia que se explica por el colapso que está sufriendo la sede en la avenida de Requejo, donde se conceden “citas presenciales para un plazo de dos o tres meses”.

La consulta inevitablemente debe realizarse con la intervención física de un funcionario, por lo que las colas para acceder a la oficina de ese organismo en la capital son eternas, “a las 9.00 horas hay ya gran cantidad de usuarios esperando en la acera” para ser recibidos, explica un vecino de la ciudad.

El sistema para solicitar información sobre esta cuestión al organismo público y para realizar una simulación sobre cómo afectaría a los ingresos de los trabajadores que soliciten el anticipo de su jubilación debería poder hacerse de forma telemática o, si no puede ser así, disponer de más personal.

Te puede interesar:

"Lo que no tiene sentido es que puedas bajarte de Internet los impresos de solicitud, pero después tengas que pedir una cita física para entregar ese documento de forma personal a las oficinas y consultar. No hay gente suficiente para atender”.

El atasco está relacionado con la intranquilidad de los ciudadanos ante la actual situación de incertidumbre económica y de la grave crisis que azota el territorio nacional y, en particular, a la provincia de Zamora. “Hay mucha gente preocupada por su futuro”, apuntan fuentes judiciales.