La captación de donantes jóvenes de entre 18 y 25 años mediante la promoción con un premio, además de al difusión en pruebas deportivas y la concienciación entre niños de los colegios son algunas de las líneas de trabajo de la Hermandad de Donantes de Sangre de Zamora, entidad presidida por Isabel Cabrera Huertos.

El balance de donaciones del pasado año no ha sido positivo, ya que ha caído desde las 5.545 del año anterior a las 5.325 de este pasado 2022. Caída tanto en las colectas del punto fijo, que bajan de 1.948 a 1.666 como las de los equipos móviles que pasan de 3.576 a 3.285, si bien ha crecido la donación de plasma, plasmaféresis, de 384 a 401 donaciones.

El aumento de rechazo de candidatos que no pueden donar por distintas causas, como las incertidumbres del COVID (posibles positivos, vacunaciones, etc.) ha podido estar en la base del descenso de donaciones. Cabrera indicó que la idea es que los donantes se acostumbren a mantener una periodicidad en sus donaciones de sangre lo que sería muy positivo para mantener las reservas en buena situación. Los hombres pueden donar cuatro veces al año y las mujeres tres, siempre con un paréntesis mínimo de dos meses.

Ahora mismo todos los grupos sanguíneos tienen reserva suficiente en la comunidad, salvo el A positivo y negativo, que es el más escaso en el Centro de Hemoterapia y Hemodonación de Castilla y León. La sangre, dijo la presidenta "aun no se puede fabricar, y la única forma de obtenerla es logrando que alguien ponga el brazo para someterse a un pinchazo. La sangre es imprescindible para trasplantes, operaciones y tratamientos del cáncer, entre otras cosas".

Colegio Santísima Trinidad

Junto a la presidenta compareció Antonio García, director pedagógico de la ESO en el Colegio Santísima Trinidad de Pinilla, acompañado por los alumnos Fran Prieto González y Thais Ayklén Martínez Sosa para anunciar la convocatoria de la colecta de sangre que se llevará a cabo el el centro el lunes 30 entre las cuatro de la tarde y las nueve de la noche, una actividad realizada con la colaboración de la Hermandad, el Centro de Hemoterapia, y las asociaciones de comerciantes de la margen izquierda, de vecinos y de padres de alumnos. El año pasado se alcanzaron las 62 donaciones y este año el reto es llegar a las 70. Habrá dos médicos con el fin de agilizar el proceso y evitar que la gente interesada en donar tenga que esperar.

García y los alumnos explicaron cómo la donación de sangre se trata como un aspecto educativo, ya que además de conocer su funcionamiento y utilidad se relaciona con otros contenidos curriculares, como la circulación sanguínea. Un concurso de relatos acompaña también estas actividades.

La presidenta de la Hermandad confió el poder extender esta experiencia a otros colegios de la ciudad, algo importante para captar futuros donantes de sangre.

Prometió también señalizar mejor la ubicación del punto fijo para donar sangre en Zamora, ubicado ahora en la tercera planta del Hospital Provincial.