El nuevo Parque de Bomberos Zamora Rural, dependiente de la Diputación Provincial, podría entrar en funcionamiento este próximo verano si se confirman todos los pronósticos. Se trata de una dotación pública que se está ejecutando en el antiguo parque de maquinaria de la institución, a las afueras de la capital, y cuyo presupuesto asciende a 1,3 millones de euros. El centro dará cobertura a 42 pueblos del alfoz de la ciudad que actualmente están siendo atendidos por el Ayuntamiento de Zamora merced al convenio de colaboración entre ambas administraciones. Tras su puesta en marcha, absolutamente todas las emergencias rurales serán atendidas por personal de la Encarnación y para ello está prevista la creación de hasta quince nuevos puestos de trabajo.

Las obras para la construcción de este nuevo Parque de Bomberos Zamora Rural avanzan al ritmo esperado después de las complicaciones derivadas de la pandemia del coronavirus. Así lo ha comprobado de primera mano el presidente, Francisco José Requejo, que ha visitado los trabajos junto al presidente del Consorcio de Prevención y Extinción de Incendios, Salvamentos y Protección Civil, José Luis Prieto, y la gerente del servicio, Ana Mayor. El mandatario ha lamentado “los retrasos producidos en esta inversión”, de los que ha culpado a la crisis sanitaria. “Una pandemia que puso freno a la economía mundial en marzo de 2020 y cuyas consecuencias han tenido trascendencia en las adjudicaciones de todas las administraciones, tanto en otras como en adquisición de bienes y equipos”, ha señalado.

Una vez en marcha, el objetivo es terminar la actuación antes del verano para su puesta en funcionamiento en esta temporada estival. El Parque de Bomberos Zamora Rural dará cobertura a más de 20.000 habitantes residentes en esos 42 pueblos de los alrededores de la capital, que ocupan en torno a cien mil hectáreas de terreno. Para su entrada en operatividad, la Diputación Provincial creará quince puestos de trabajo, todos ellos funcionarios, que se repartirán en diez en la categoría de bombero y cinco en la de de cabo. Estas incorporaciones se añadirán a la plantilla actual, compuesta por veinte bomberos y diez cabos, que dan servicio a los parques de Rionegro del Puente y Bermillo de Sayago.