"La peor cena de mi vida". Dicho esto, lo demás sobra. Es el incontestable comentario que ha dejado un comensal sobre su experiencia en un bar restaurante del centro de Zamora, donde tuvo una cena de empresa.

La valoración empieza por la carne -"incomible, una suela de zapato"- y acaba rematando con un "no volveré porque impresentable es quedarme corto".

El enfado sube de tono cuando habla del precio del menú: 28 euros "tirados a la basura".

Como en todas las plataformas que recogen valoraciones online, las hay de todo tipo: buenas, malas y regulares. En el caso de este establecimiento hostelero hay de todo... como en botica. Sin embargo, lo cierto es que las negativas son siempre las que más resaltan. Y de estas hay unas cuantas respecto a este mismo bar:

"Se va a quedar como restaurante para turistas", "La amabilidad del servicio brilla por su ausencia", "Son unos ratas, te cobran hasta por respirar y nunca tienen ni el más mínimo detalle" o "Son más lentos que el caballo del malo" son algunas de los impresiones de los comensales al salir del restaurante zamorano.