En octubre el Gobierno de España anunciaba la activación de una fiscalidad diferenciada para las provincias con una densidad de población por debajo de los 12,5 habitantes por kilómetro cuadrado, que son Soria, Cuenca y Teruel.

La primera medida de fiscalidad diferenciada consiste en una bonificación en la cotización por contingencias comunes de las empresas en todos los contratos indefinidos existentes en la actualidad y los nuevos que suscriban, una medida encaminada a abaratar los costos borales a las empresas en las provinciasmás despobladas. Una discriminación positiva para fomentar el empleo y el asentamiento de población donde más se necesita.

Pero el criterio seguido por el Gobierno excluye a Zamora de estas medidas de fiscalidad diferenciada. La noticia causó indignación en toda la provincia, especialmente entre sus empresarios pero también en la clase política y gran parte de la sociedad. La provincia, efectivamente, tiene una densidad de población superior a los 12,5 habitantes por kilómetro cuadrado, pero no se ha tenido en cuenta que Zamora pierde población a un ritmo vertiginoso, mucho más rápido que Cuenca, Soria y Teruel.

En la última década, la provincia vio mermado su censo en un 11,7%, frente al 8,7% de Cuenca y muy por delante de Soria y Teruel, que no están entre las provincias de España con mayor pérdida de población.

Visita de Francés Xavier Boya a Zamora.

Tampoco se ha tenido en cuenta que excluyendo las ciudades de Zamora y Benavente, gran parte de la provincia entra en la categoría de desierto demográfico por tener una densidad de población muy inferior a los 10 habitantes por kilómetro cuadrado, en el caso de algunas comarcas la densidad es prácticamente la mitad de los 12,5 habitantes por kilómetro fijada por el Gobierno como “barrera” entre lo que es la España Vaciada merecedora de ayudas y la que no entra dentro de esa categoría.

No obstante, solo unos días después del anuncio de Pedro Sánchez, el Gobierno dejaba la puerta abierta a extender a otras zonas de la España despoblada estas medidas de fiscalidad diferenciada. En ese mismo sentido hablaba en noviembre el secretario general para el Reto Demográfico, Francés Boya, durante una reunión con mantenida en Zamora con agentes sociales de la provincia.

Desde esta provincia surgieron medidas de presión al Gobierno, como una manifestación convocada por CEOE-Cepyme, la Cámara de Comercio de Zamora y la Diputación Provincial de Zamora. La convocatoria fue secundada por más de 2.000 personas que caminaron entre La Marina y la Plaza de la Constitución, donde se ubica la Subdelegación del Gobierno, para gritar que la situación demográfica de Zamora exige que se apliquen ayudas ya.

A pesar de las declaraciones de miembros del Gobierno que afirman que las medidas de discriminación positiva podrían extenderse a otras provincias como Zamora, a 31 de diciembre no hay medidas de fiscalidad diferenciada aplicadas en esta provincia.