En el plano político, el 2022 comenzaba con la precampaña de las primeras elecciones autonómicas anticipadas en la historia de la comunidad de Castilla y León. En los últimos días de diciembre de 2021 el presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, decidía destituir al vicepresidente y a todos los consejeros de Ciudadanos y disolvía las Cortes.

La precampaña y la campaña electoral convirtieron a Castilla y León en el tablero nacional del juego político. Durante los meses de enero y febrero todos los focos estaban sobre las nueve provincias de la comunidad autónoma, que recibían diariamente visitas de distintos ministros del Gobierno nacional y de los líderes políticos de PP, Ciudadanos y Vox.

Asuntos como la despoblación, la sanidad rural o el empleo en Castilla y León, temas que siempre ocupan las principales páginas de este diario, de repente estaban en la agenda de todos los medios de comunicación.

Los comicios se celebraron el 13 de febrero con un 58,75% de participación, siete puntos menos que en 2019, aunque en la provincia de Zamora se alcanzó un 60,8%. El Partido Popular, que en 2019 quedó en segunda posición, ganaba estas elecciones al ganar dos escaños, pasando de 29 a 31, mientras que los socialistas de Luis Tudanca se dejaban siete escaños pasando de 35 a 28 procuradores.

El resultado también supuso que los populares cambiaron de socio de Gobierno. Ciudadanos sufrió una debacle bajando de 12 procuradores a un solo escaño, el de Francisco Igea por la provincia de Valladolid, y Vox, que solo tenía un único representante, obtuvo 13 escaños. Mañueco pasó de sentarse junto a Igea a tener a su lado a García-Gallardo en la bancada azul de las Cortes de Castilla y León y en el Consejo de Gobierno.

Primeras elecciones autonómicas anticipadas en Castilla y León

El adelanto electoral también supuso un auge de los partidos provincialistas. La “España Vaciada” entró a la cámara con tres procuradores de “Soria ¡Ya!”, y UPL triplicó su representación hasta los tres escaños, todos por la provincia de León. A estos dos partidos hay que sumar el representante de “X Ávila”, que ya había entrado a las Cortes en 2019.

Zamora fue una de las cuatro provincias pintadas de azul en el mapa electoral. El Partido Popular le arrebató la primera posición al partido socialista por menos de 900 votos de diferencia. Los dos grandes partidos volvieron a obtener tres procuradores cada uno, y el séptimo representante fue para la líder provincial de Vox. Ciudadanos perdió su escaño zamorano al quedar en cuarta posición con un 3,6% de los sufragios.

El PP también ganó en las provincias de Salamanca, Ávila y Segovia, mientras que el PSOE lo hizo en León, Palencia, Burgos y Valladolid. En Soria la primera fuerza fue “Soria ¡Ya!”.

El 11 de abril Alfonso Fernández Mañueco era reelegido presidente de la Junta de Castilla y León con el voto de 41 de los 81 procuradores de las Cortes. Los dos socios de Gobierno suman una holgada mayoría y se repartieron diez Consejerías. Vox eligió a tres independientes para los departamentos de Industria y Empleo, Agricultura y Cultura y Turismo, además de una vicepresidencia sin funciones ejecutivas para García-Gallardo. El PP conserva, además de la presidencia, siete consejerías. La zamorana Isabel Blanco repitió como consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades, y el otro consejero de origen zamorano, Jesús Julio Carnero, que en el anterior mandato estaba al frente de Agricultura, ha ganado relevancia en este nuevo mandato al pasar a ocupar la Consejería de Presidencia.

También fue confirmada como delegada territorial de la Junta de Castilla y León en Zamora Clara San Damián, que ha permanecido en el cargo hasta el 30 de noviembre, cuando lo dejó para asumir nuevas responsabilidades en Bruselas como directora de la Delegación Permanente de Castilla y León ante la Unión Europea. En diciembre Leticia García Sánchez era nombrada la nueva delegada territorial en Zamora.

Los partidos políticos comienzan 2023 en plena preparación para las elecciones municipales de 2023. El domingo 28 de mayo los zamoranos elegirán a los concejales de sus pueblos y ciudades, y tanto PP y PSOE como el resto de partidos políticos han comenzado ya a buscar personas afines a sus siglas para confeccionar listas electorales en todos los pueblos de la provincia, en aras, sobre todo, de asegurarse un buen resultado en la Diputación Provincial. La despoblación y el envejecimiento hacen cada vez más difícil conseguir candidatos en los 248 municipios de Zamora.