Kiosko La Opinión de Zamora

La Opinión de Zamora

Los altos precios del AVE complican la llegada de turistas desde Madrid hasta Zamora

Azehos prevé una mejoría de los datos de visitantes gracias a las jornadas festivas, pero sin lleno en los establecimientos

El AVE que va rumbo a Zamora, en Chamartín. | Emilio Fraile

Los elevados precios del tren de alta velocidad entre Madrid y Zamora complican la llegada de turistas procedentes de la capital de España. En estos momentos, realizar ese trayecto de ida y vuelta puede tener un coste de unos 126 euros por persona, una cantidad que no está al alcance de todos los bolsillos, y eso afectará a la llegada de visitantes en torno a los festivos del martes y del jueves, que convertirán en puentes tanto este fin de semana como el próximo.

El presidente de la Asociación Zamorana de Empresarios Hosteleros (Azehos), Óscar Somoza, explicó, a las puertas del inicio de este primer fin de semana con festivos en el horizonte, que si bien el AVE era “una aspiración enorme” para el sector, su impacto está siendo menor de lo esperado por culpa de una conjunción de factores que incluye ahora la cuestión de los precios, pero que tiene relación también con que “el servicio no está adecuado” a lo que necesita la provincia y sí, en cambio, a lo que precisa Galicia.

Somoza apuntó que Renfe sigue “un criterio economicista” que da mayor impulso a Orense y a Vigo en detrimento de Zamora, para la que el representante de los hosteleros demanda una mayor atención, aunque sea en forma de un servicio al día ajustado a las necesidades de la provincia.

Sin previsión de lleno

La cuestión de la alta velocidad aparece como telón de fondo de la conversación vinculada a lo que serán dos fines de semana al pie de los festivos sin previsión de lleno en los establecimientos hoteleros, como se encargó de subrayar Somoza. El representante de Azehos sí espera una mayor afluencia de turistas que en los últimos precedentes de noviembre, pero desde luego lejos de las expectativas máximas de los negocios.

Bajo el punto de vista de Óscar Somoza, otro de los factores que afecta a las perspectivas contenidas para los próximos días tiene que ver con el hecho de que los festivos se enmarcan no antes o después del fin de semana, sino con un día en medio que para muchos será laborable. “Esto altera la situación y nos encontramos con un goteo de reservas. Tenemos esperanzas de que vaya mejorando, pero van a quedar habitaciones libres”, reflexionó el representante hostelero.

En cuanto al resto de cuestiones que operan para condicionar las expectativas turísticas de cara a estos días, Somoza señaló la importancia de evitar disociar la tendencia de este sector de la realidad económica que están afrontando las familias, una circunstancia muy marcada por el incremento de los gastos a lo largo de este año: “Muchas personas se ven obligadas a elegir entre viajar o comprar la cena de Navidad y los regalos, y optan por esto último, como es normal”, opinó el dirigente de Azehos.

En todo caso, todo apunta a que tanto la ciudad como los pueblos estarán más llenos durante estos días, habida cuenta de que no solo llegan visitantes ajenos a la tierra, sino también aquellas personas con raíces en Zamora o en sus comarcas que aprovechan los días libres para regresar a sus lugares de origen. No es agosto, pero los retornados echarán una mano.

Compartir el artículo

stats