Europa sigue avanzando con el objetivo de fomentar la cohesión territorial. Dentro de ese plan, el Comité de las Regiones aprobó esta semana el Dictamen Maupertuis sobre las áreas en declive, un texto que señala, entre otras cosas, la necesidad de resolver los problemas que “obstaculizan el crecimiento, el desarrollo socioeconómico y la cohesión entre las regiones fronterizas y dentro de estas”, por lo que insta al Consejo Europeo a tomar medidas.

Entre ellas, el documento destaca la pertinencia de “desbloquear el mecanismo transfronterizo europeo”, al entender que se trata de un instrumento mucho más eficaz que las agrupaciones de cooperación territorial y que “eliminaría el 50% de los obstáculos que dificultan el desarrollo” de estas regiones ubicadas entre dos países, como ocurre con las zonas occidentales de Zamora.

Todas estas cuestiones afectan directamente a territorios como la provincia, que tiene un socavón demográfico en las comarcas del oeste, precisamente las que tocan con Portugal. Aliste, Sayago, Sanabria y La Carballeda rondan ahora mismo los 23.000 vecinos, tras perder más de 12.000 habitantes en el último cuarto de siglo. Sus pueblos se vacían a una velocidad que triplica a la del resto de la provincia, y algunos de ellos tendrán problemas para sobrevivir a medio plazo, si no hay un vuelco radical.

En líneas generales, el Comité Europeo de las Regiones indica en el Dictamen Maupertuis que debe aplicarse con rigor el artículo 174 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea, en aras de garantizar la cohesión territorial, y hace varios apartes para reclamar mayor atención hacia cuestiones de los territorios con características específicas.