Kiosko La Opinión de Zamora

La Opinión de Zamora

Zamora perdió el doble de población que Soria y Teruel durante la última década

El INE confirma a esta provincia como la más castigada del país por la crisis demográfica en pleno debate sobre la fiscalidad diferenciada

Despoblación en Zamora Emilio Fraile

No existe una provincia en el conjunto de España que haya perdido más habitantes que Zamora en los últimos diez años. Pueden existir otras variables, distintos puntos de vista, realidades al aumento sobre un punto concreto o fotografías fijas de determinados fenómenos demográficos. Pero los datos son los que son. De 2011 a 2021, este territorio ha reducido su censo un 11,7%, más que cualquier otro lugar peninsular o insular. De hecho, hay que descender tres puntos porcentuales para encontrar a Cuenca, que es la segunda que más sufre de esta dolencia llamada despoblación y que acumula un retroceso del 8,7% en sus listas de vecinos. Soria y Teruel no aparecen en el top tres. Su caída censal apenas ronda el seis por ciento, prácticamente la mitad que aquí. Pese a todo, la diferencia de trato es abismal en materia de cuidados. Enfermería para unos, paliativos para la otra.

Cada diez años, el Instituto Nacional de Estadística renueva sus cifras del Censo de Población y Viviendas. El último, correspondiente al año 2011, mostraba el registro de 191.613 vecinos residentes en la provincia de Zamora. Ayer, una década después, el organismo ha dado a conocer la nueva realidad y ese número se sitúa en 169.165 personas, con lo que la caída es del 11,7%: 22.48 personas. El fenómeno de la despoblación, compañero de fatigas de esta tierra desde hace tanto tiempo, ya lo sufren prácticamente la mitad de las 50 provincias de España. Pero ninguna pierde tantos habitantes como esta. Cuenca, con una caída del 8,7%, y León, con el 8,3%, le andan a la zaga, aunque sin aproximarse lo más mínimo.

Chocan estas cifras con la consideración que tanto la Unión Europea como el Gobierno de España tienen sobre lo que se entiende por territorio despoblado. Ocurre especialmente en un momento en el que el debate sobre las ayudas de funcionamiento, la popularmente conocida como fiscalidad diferenciada, está más de actualidad que nunca. La soga de Zamora es que el marco comunitario se rige por la densidad de población para otorgar ese estatus y el umbral está situado en 12,5 habitantes por kilómetro cuadrado. La capital, Benavente y Toro penalizan a esta provincia para tal estadística, a la que alzan por encima de ese dato hasta colocarla rondando los 15 vecinos por kilómetro cuadrado.

Hace tiempo que la Diputación Provincial de Zamora reclama que se tomen en consideración otras variables para optar a esa fiscalidad diferenciada. Una de ellas, plasmada también por escrito en el reglamento comunitario, habla de acumular una pérdida de población superior a un 1% interanual durante un decenio. En este requisito, tan válido como el de la densidad de población, sí que entra la provincia de Zamora. Lo hace desde el periodo 2007-2017, que es el primero al que se refiere la normativa, pero también a partir de los sucesivos. En el abanico 2011-2021, esta tierra ha visto menguar su censo un 11,7%, por el 6,1% de Soria o el 6,2% de Teruel.

Y como no se trata de competición, sino que se exige un trato igual de justo para todos, la provincia de Zamora tan solo ha pedido que las administraciones apliquen a este territorio esos beneficios fiscales para las empresas que ya se han concedido a Soria, Teruel y Cuenca. El Censo de Población y Viviendas de 2021 publicado este miércoles por el Instituto Nacional de Estadística pone de manifiesto que todas son zonas muy delicadas en materia de crisis demográfica. Pero está claro que ninguna llega al nivel crítico de Zamora y por eso cabe pedir la misma medicina si la enfermedad presenta similares síntomas.

Compartir el artículo

stats