Kiosko La Opinión de Zamora

La Opinión de Zamora

Planes en Zamora
Clara García Fraile Artista multidisciplinar

“En mis relatos aparece la teatralidad que tenemos incrustada en nuestra vida diaria”

“Plasmo un enorme desencanto por cómo es el mundo en el que vivo y a la vez muchas ganas de reencantarme”

Clara García con un volumen de su primer libro en las inmediaciones del Museo Etnográfico de Castilla y León . | Emilio Fraile

La polifacética Clara García Fraile debuta en la publicación con un libro de relatos que el jueves, día 1 de diciembre a las 20.00 horas, presenta en el Teatro Principal de Zamora.

–¿Cómo nace “No es cuestión para encariñarse”?

–A raíz de un grupo de investigación colectivo que se llamaba “Amor rojo” dentro del Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona, MACBA, donde estábamos investigando un poco las relaciones entre amor y revolución, amor y comunismo, y que coordinaba Dora García. A partir de esa investigación, empecé a escribir de una manera más creativa y ha acabado convirtiéndose en este libro.

–Es una artista multidisciplinar, pero hasta ahora no había publicado.

–Efectivamente. Siempre he escrito y he hecho obras más escénicas o visuales que tenían textos acompañando dentro del contexto de otras obras. Esta es la primera vez que publico algo que está solo centrado en la literatura.

–Formalmente ¿en qué genero se encuadra?

–Es narrativa de ficción. Son relatos cortos que, de alguna manera, están todos entretejidos por algunos sitios más o menos evidentes.

–¿Qué temas aborda en ellos?

–Muchos son protagonizados por mujeres, muchos de ellos tienen que ver con el teatro, tanto con el edificio como con las relaciones de la realidad y la ficción en el teatro. Suceden en distintas temporalidades, pues hay algunos situados en el siglo IV antes de Cristo en Grecia y otros, en el presente.

–El abanico temporal tan amplio ¿adrede?

–Sí, muchos de estos relatos, que son más descripciones de escenas o de situaciones, tienen que ver con una sensación de final irreversible de una manera muy sutil. Me parece que, de alguna manera, ese momento en la Grecia en el siglo IV antes de Cristo, fue un momento de pérdida de hegemonía política del pueblo en el que se instituyó la democracia y el teatro como lo conocemos hoy en día y creo que están muy relacionadas las dos instituciones.

–De sus palabras se deduce que hay una crítica implícita en los textos.

–Hay dudas y hay personajes muy perdidos que no saben muy bien qué hacer, que notan que algo no va bien, que quieren cambiarlo, pero no saben cómo.

–¿Qué le mueve a dar visibilidad a una parte que podemos tener todos en algún un momento de la vida?

–No sé si todos, pero es mucho cómo me siento yo. Es un enorme desencanto por cómo es el mundo en el que vivo y a la vez muchas ganas de reencantarme. La escritura fue algo de terapéutica, de relacionar todas estas situaciones, ponerlas juntas e intentar entenderlas. Fue como crear un mapa con todas las cosas que suceden alrededor.

–¿Cuándo encajó las piezas de las que habla?

–Lo escribí hace dos años y en ese momento, me senté y le di forma.

–Y finalmente lo publica. ¿Por qué da ese paso?

–El texto fue el proyecto final del postgrado que estaba haciendo en el MACBA, dentro de su Programa de Estudios Independientes. Lo leyó un amigo que conocía a las chicas de la editorial Salto al vacío y fue él quien se lo pasó. Ellas me pidieron publicarlo e inicialmente les dije que no, pues estaba barajando el ampliarlo. Luego pasaron unos meses, me di cuenta de que ese libro estaba cerrado y dimos el paso.

–¿Cómo ha vivido el proceso de edición?

–Ha habido un extraordinario entendimiento con las editoras que han captado a la perfección el espíritu de la obra. He aprendido mucho y me ha gustado mucho trabajar con ellas.

–¿Por qué el título de “No es cuestión de encariñarse?

–En los tiempos actuales el amor está un poco deteriorado, tiene que ver con el no tener fronteras con el otro y tengo la sensación de que, a veces, la sociedad conspira para que impere el no te encariñes.

–El volumen lo presenta en el Teatro Principal de Zamora.

–Me hace mucha ilusión porque estoy de vuelta en Zamora, tengo la oportunidad de compartir estas cosas con mi familia y con gente cercana en un sitio muy especial para mí, como es el Principal. El espacio lo hemos elegido porque los textos tienen que ver mucho con el teatro, con las partes de teatralidad que tenemos incrustadas en nuestra vida diaria, en los roles que llevamos a cabo y que no sabemos si representamos porque eres tú o porque es algo que socialmente se ha creado y todos seguimos unos guiones, como la ley que son cosas que se pueden o nos pueden hacer, o aspectos que tiene que ver con la convivencia o con el amor.

Compartir el artículo

stats