Kiosko La Opinión de Zamora

La Opinión de Zamora

Los trabajadores de Zamora son hoy un 7% más pobres que hace una década

Solo las pensiones se revalorizan por encima del aumento del coste de la vida y sus perceptores gozan ahora de 3.000 euros más al año

Ciudadanos pasean por la rúa de los Francos en Zamora. Jose Luis Fernández

Un trabajador en la provincia de Zamora terminó el pasado año 2021 cobrando un sueldo medio anual de 18.270 euros tras un incremento del 3,3% de su salario respecto al ejercicio inmediatamente anterior. Sin embargo, ese mismo empleado el 31 de diciembre era más pobre que doce meses antes. La inflación ha cogido tal velocidad que es imposible de alcanzar para quienes están a nómina. En la última década, los rendimientos del trabajo han subido un 11% y el coste de la vida se ha encarecido un 18% en este territorio, dejando un claro déficit que pesa sobre las espaldas de los ciudadanos. La pérdida de poder adquisitivo es clara y manifiesta para quienes se encuentran entre la población activa, aunque existe un oasis a la hora de la jubilación. Los pensionistas sí han visto revalorizadas sus pagas por encima del IPC, hasta un 22% en los últimos diez años. No obstante, las percepciones son tan raquíticas en esta tierra que apenas se equiparan con el Salario Mínimo Interprofesional pese a todas las subidas.

El cruce de datos entre la Agencia Tributaria y el Instituto Nacional de Estadística da buena cuenta de la situación más que complicada que afrontan las familias en esta recta final del año 2022, con una inflación desbocada que amenaza con destrozar todos los registros de los últimos tiempos. La vara de medir es el lapso entre 2011 y 2021, que es el último ejercicio del que existen cifras cerradas. En ese periodo, un trabajador medio zamorano pasó de cobrar 16.291 euros al año a percibir 18.270 euros. Una subida de apenas un 11% mientras el IPC alcanzaba una cota del 18%. El mal querer de la economía con esta provincia queda patente al analizar cómo los salarios se han situado en este plazo como los quintos más bajos de todo el país, pero la inflación es la octava más pronunciada de las cincuenta provincias, con una media nacional referenciada en un 16,8%.

La situación da un giro de 180 grados cuando el análisis se realiza sobre las pensiones, que se han revalorizado un 22% durante los últimos diez años en el conjunto de la provincia. El dato es global para las percepciones de jubilación, viudedad, incapacidad u orfandad, aunque es evidente que las primeras son las de mayor cuantía de todas ellas. Su incremento está un 4% por encima del registrado por el coste de la vida desde el año 2011, pero aún así no es una cifra para el orgullo. Zamora es uno de los territorios con las pagas más raquíticas de toda España y por eso la sombra de la pobreza sigue sobrevolando a los mayores, especialmente en momentos de inflación desbocada. Los ingresos anuales han pasado de 10.916 a 13.992 euros. Son algo más de 3.000 euros más por año, pero el montante total es tan bajo que no soluciona ninguno de los problemas a los que se enfrenta este colectivo.

Subidas insuficientes, para asalariados y pensionistas, que no hacen sino corroborar el momento más que delicado por el que atraviesan las familias zamoranas.

Los salarios crecen la mitad que las pagas por jubilación de 2011 a 2021

Las estadísticas de los últimos diez años demuestran que existe una Zamora a dos velocidades. Los asalariados han visto incrementados sus sueldos entre 2011 y 2021 un 11%, mientras que las pensiones se han revalorizado en este tiempo un 22%. La cuenta es clara: los rendimientos del trabajo crecen la mitad que las pagas de los mayores. Una circunstancia que no es exclusiva de este territorio, sino que se reproduce de manera prácticamente idéntica a nivel de Castilla y León. Los datos de la Agencia Tributaria plasmados en el estudio “Mercado de trabajo y pensiones” demuestran que las diferencias son similares se ponga uno en la zona del mapa en que se ponga. Incluso a nivel nacional. Y es que la revisión de las pensiones depende directamente del Gobierno y su ajuste al alza no deja de ser un gesto recurrente y habitual sea la Moncloa del color que sea. En el caso de la clase trabajadora, el hecho de depender del criterio del sector privado le hace perder claramente poder adquisitivo año tras año.

En la provincia de Zamora existen a día de hoy 61.704 asalariados que perciben rendimientos por valor de 18.270 euros anuales. Hace diez años había más personas trabajando, un total de 64.480, mientras que sus sueldos superaban por poco los 16.200 euros. En el caso de los pensionistas, el último dato del año 2021 los situaba en 51.349 en el conjunto del territorio, cuatro mil menos que los 55.363 que se contaban en el año 2011. Sus pagas han pasado de 10.916 euros a 13.992 en el último ejercicio.

Compartir el artículo

stats