El polígono industrial La Hiniesta Ampliación cumple catorce años desde que se inaugurara oficialmente el tres de noviembre de 2008. La nueva dotación de suelo industrial supuso la incorporación de 22,6 hectáreas, lo que se traduce en setenta y cinco parcelas para incrementar la actividad económica de Zamora.

La inauguración se hizo esperar, más de ocho años, desde que el Ayuntamiento de Zamora y la Entidad Pública Empresarial de Suelo (Sepes) firmaran en el año 2000 el convenio de colaboración con el que impulsar el proyecto.

Cuando el día llegó, a la apertura asistieron autoridades y empresarios, como el entonces delegado del Gobierno en Castilla y León, Miguel Alejo, y la exalcaldesa de la ciudad, Rosa Valdeón.

Polígono industrial La Hiniesta Ampliación

En aquel momento, el polígono industrial de la Hiniesta, uno de los tres con los que contaba la ciudad, estaba totalmente ocupado, por lo que la creación de una ampliación era una necesidad acuciante. Sin embargo, el momento de la llegada, en plena crisis económica, ensombreció en parte la inauguración del espacio.

La situación en el que se encontraba Zamora cuando tuvo lugar la inauguración de las instalaciones era tema de preocupación entre los implicados. Francisco Moza, director de Promoción y Desarrollo de Sepes, reconoció ese día lo complicado del momento, argumentando que de haberse podido inaugurar un año antes, habría sido acogido con gran celebración por parte de múltiples empresas para poner sus sedes en el polígono.

El diseño de espacios elige la Ampliación

Sin embargo, empresas como Valmma Soluciones se arriesgaron y llevaron sus empresas al polígono. La compañía, que diseña, fabrica y equipa todo tipo de espacios, con soluciones personalizadas, adaptadas a cada cliente, apostó por esta ubicación y, actualmente, se ha convertido en un referente.

Su valor principal es la atención personalizada y la colaboración con los clientes, trabajando con las principales empresas de proyectos del país. Cuentan con un equipo de profesionales altamente cualificados, con una trayectoria profesional de más de veinte años en el sector, un departamento de proyectos técnicos y diseñadores propios.

Desempeñan su trabajo a través de los valores fundamentales de la empresa: integridad, veracidad, cualificación y solidez del equipo, compromiso con el cliente, respeto y cuidado del medioambiente.

Valmma Soluciones Cedida

Desarrollan sus funciones tanto en el ámbito nacional como en el internacional, con una clientela conformada por la banca, administraciones públicas, clientes privados, universidades, colegios, hospitales, bibliotecas, hoteles, hostelería o almacenes, entre otros.

Dentro de la provincia, se enorgullecen de prestar sus servicios a clientes como Caja Rural, Cobadú, Gaza, la Junta de Castilla y León, la Policía Nacional, el Ayuntamiento, la Diputación y otras instituciones públicas y privadas.

Son especialistas en lograr que cada espacio cumpla su función, con las máximas calidades y garantías, como la Hiniesta Ampliación hace con las compañías de la provincia, proporcionando un espacio óptimo.

La crisis empañaba la inauguración

Entre los responsables del polígono, el comentario se repetía, "en estos momentos, se está analizando la situación económica, empresarial y de demanda, y por ello algunos proyectos pueden verse retrasados”, haciendo alusión a la grave crisis que atravesaban la provincia y el país en su conjunto.

De la misma forma, Miguel Alejo, el exdelegado del Gobierno en Castilla y León, afirmó durante el evento que “tal vez se había tardado demasiado en poner en marcha esta dotación de suelo”.

Así mismo, Rosa Valdeón se inclinó por destacar “la colaboración leal” que el Ayuntamiento de la ciudad y la entidad pública Sepes habían mantenido desde que ambas partes suscribieron el convenio para la puesta en marcha del proyecto ocho años antes de que fuera una realidad.

Los obstáculos no impidieron que el polígono cobrara vida 

A partir de ese momento, muchos fueron los obstáculos que tuvieron que afrontar los industriales y empresarios interesados en instalarse en el polígono, una serie de acontecimientos que retrasaron la apertura de negocios necesarios para la ciudad y la provincia y la construcción de nuevas naves.

No obstante, los negocios llegaron. Entre las empresas, Catering de Luz aportó las notas de sabor, en pie desde que Gerardo Hernández empezara a trabajar con pequeños catering en 1996. Actualmente, prestan servicio a toda la Comunidad de Castilla y León, llevando a cada mesa una cocina tradicional y saludable, elaborada sin prisas, que deja huella en los paladares de quienes lo prueban.

Catering de Luz Cedida

Catering de Luz dispone de un servicio de comida a domicilio y otro destinado a eventos y colectivos. Con la primera opción, los clientes pueden ahorrar tiempo y dinero mientras comen sano y variado, con recetas equilibradas, sin aditivos ni conservantes, gracias a la utilización de los mejores ingredientes de la zona. Disponen de cinco semanas de menús diferentes que van rotando, pudiendo elegir un primer y un segundo plato para cada día de la semana. Después, solo hará falta abrir la nevera y calentarlo en el microondas.

De la misma forma, disponen de servicios para bodas, banquetes o reuniones con más de cien comensales. Atienden diferentes compromisos como un cóctel, un coffee break, un picoteo o menús especiales para Navidad. Por otra parte, colectivos como colegios, hospitales o residencias también pueden contratar sus servicios.

Catorce años siendo el hogar de la industria y el empleo de Zamora

Por otra parte, el transporte también encontró en el polígono un lugar en el que asentarse, como Autocares Vivas, que cuenta con una amplia trayectoria desde que comenzara su andadura en el sector en 1911. En sus primeros años, transportaba el correo entre León y Benavente en una diligencia tirada por caballos. Su primer coche de gasolina fue una vieja ambulancia sanitaria, que transformaron en un ómnibus con capacidad para catorce pasajeros. Desde entonces, cuatro generaciones han prestado servicios a la población.

En estos momentos, la empresa, completamente consolidada, cuenta con una flota de sesenta autobuses dedicados al transporte de viajeros regulares, discrecionales, escolares y laborales. Sus vehículos de gran turismo aúnan la comodidad, la calidad y la seguridad para todos sus pasajeros.

Dan cobertura a numerosas rutas de la provincia, conectando a municipios entre sí o con la capital, como es el caso de Ribadelago, Pozoantiguo, Villardeciervos, Vezdemarbán, Santibáñez o Losacio; además de otras que unen Zamora con León. Esta empresa pionera en su sector lleva más de un siglo velando por los ciudadanos que han depositado su confianza en ella y los biznietos del fundador, quienes dirigen ahora la compañía, seguirán la tradición familiar y continuarán haciéndolo.

Un espacio que engloba muchas de las riquezas que ofrece la provincia

Los síntomas de activación y la dinamización de la Hiniesta Ampliación fueron sucediéndose poco a poco, desplegando una rica zona industrial, en lo que antes era un espacio degradado donde se encontraba ubicada una escombrera. Con trabajo, se fueron solventando problemas, entre los que destacaba el suministro eléctrico y el de agua, que contaban con deficiencias, permitiendo que nuevas empresas se sumaran a este espacio.

Doce años más tarde, en 2020, diecinueve de las setenta y cinco parcelas continuaban sin propietario, motivo por el que Sepes se decidía por reparcelar estos terrenos en partes más pequeñas que facilitaran su venta, ya que no lo habían logrado ni en subastas, ni en procesos de adjudicación directa.

El objetivo era convertir ocho solares de entre 3.000 y 6.900 metros cuadrados en quince mejor dimensionados, con unos 2.000 metros cuadrados cada uno, alcanzando en algunos casos los 2.100.

Así, durante el pasado año, La Hiniesta Ampliación experimentó una transformación, buscando la llegada de nuevos inversores. El Ayuntamiento de Zamora se sumó a la propuesta de Sepes, colaborando estrechamente para lograr la dinamización de la zona industrial. Tal y como señalaron en ese momento fuentes municipales, el objetivo se centraba en habilitar terrenos que se adaptaran mejor a las necesidades de los empresarios e industriales.

De esta forma, La Entidad Estatal del Suelo, se acercaba al pequeño empresario para que este trasladara sus instalaciones y se afincara en la N-630, donde tendría la posibilidad de compartir escenario con otras apuestas empresariales de gran envergadura que constituyen un motor económico muy necesario para toda la provincia.

Sectores que no pueden faltar

El sector agropecuario no podía faltar en unas instalaciones que ponen de relieve muchos de los puntos fuertes de la provincia. Agrosalamanca, con una dilatada y prestigiosa trayectoria en el sector, también supo ver el potencial del polígono. La compañía se caracteriza por su innovación, siempre con el reto de modernizar el campo, contando para ello con un equipo de profesionales altamente cualificados, entre los que se encuentra Alejandro, comercial encargado de la zona, con oficina en la delegación.

Agrosalamanca ofrece toda la gama de tractores y maquinaria de la colección New Holland, además de servicio posventa, con un almacén de repuestos sobradamente surtido, un taller especializado y otro móvil para atender las necesidades urgentes de sus clientes.

Un espacio que engloba muchas de las riquezas que ofrece la provincia

Cuentan con las últimas innovaciones de diagnóstico de averías y los mejores servicios de reparación y mantenimiento para los productos, facilitando la posibilidad de aplicar a maquinaria ya adquirida las últimas novedades. De la misma forma, se comprometen a minimizar los costes y el tiempo de permanencia de la máquina en el taller.

Todos los bienes que comercializan son primeras marcas con las que satisfacer la demanda de agricultores y ganaderos, haciendo el trabajo fácil, rápido y rentable para ellos, con el que procurarles el éxito de su actividad. Un sector indispensable para los vecinos y tierras de Zamora.