Kiosko La Opinión de Zamora

La Opinión de Zamora

Miguel Barrueco Ferrero | Catedrático de Neumología Catedrático de Neumología

“No podemos permitir que alguien fume en un coche con un niño dentro”

“Por cada 10% que se sube el precio del tabaco se produce una disminución del 4% del consumo; esa es una medida efectiva”

Miguel Barrueco (izquierda), con José Miguel Diego y Feliciano Ferrero EMILIO FRAILE

Miguel Barrueco Ferrero pide endurecer la legislación antitabaco y destaca el papel de la medicina pública como única posibilidad real de acceder accesibles los nuevos (y carísimos) tratamientos para las enfermedades respiratorias a todos los ciudadanos. El catedrático de Neumología intervino en las Jornadas Infosalud de Caja Rural de Zamora, organizadas por la Real Academia de Medicina de Salamanca.

–¿Cuáles son las principales enfermedades respiratorias crónicas?

–El consumo del tabaco es la principal causa de estas enfermedades. Una de las importantes es la EPOC (enfermedad pulmonar obstructiva crónica), con su parte de bronquitis crónica y enfisema; y está el asma bronquial. Además hay otro tipo de enfermedades respiratorias como la apnea del sueño, las bronquiectasias o la fibrosis pulmonar. Y como hoy es el día mundial de la EPOC recalco la importancia de dejar el tabaco por parte de las personas que fuman.

–¿Habría que endurecer la legislación antitabaco?

–Las leyes tienen un periodo máximo de actuación, pero ese efecto se va agotando con el tiempo. En España tuvimos en 2005 la primera ley antitabaco, muy “ligth”, sin muchos efectos. Pedimos que se endureciera la ley y en 2011 se hizo una nueva que prohibía fumar en todos los espacios públicos cerrados. Tuvo su efecto durante unos años pero ahora podemos considerar que está agotado. Por tanto los neumólogos reclamamos una nueva ley que no entendemos por qué la tiene parada la ministra de Sanidad puesto que está prácticamente desarrollada y que es fundamental.

–¿Con qué finalidad?

–Que se endurezca más en consumo de tabaco en los lugares públicos e incluso en espacios privados cerrados. No se puede permitir que una persona vaya fumando dentro de su coche viajando con un niño pequeño. ¿Es privado ese espacio? claro, pero igual que tráfico poner determinadas normas para circular en coche desde el punto de vista sanitario también se tendría que prohibir fumar en un vehículo con menores. Se necesita una nueva ley. No me gusta decir que endurezca, sino que limite los espacios donde se puede fumar o que multiplique los espacios donde no se puede fumar. Y se tiene que acompañar otra serie de medidas.

–¿Por ejemplo?

–Prohibir completamente la publicidad. En teoría está prohibida con la ley de 2011, pero se sigue haciendo de forma subliminal en numerosos medios. Otra medida efectiva es subir el precio del tabaco: por cada incremento del 10% del precio del tabaco se produce una disminución del 4% del consumo. España tiene el tabaco más barato de todos los países de nuestro entorno.

–¿Ha habido muchos avances en el tratamiento de las enfermedades respiratorias?

–Sí, en los últimos años ha habido avances sustanciales en algunas enfermedades que tenían muy mal pronóstico, como la hipertensión pulmonar que afectaba a pacientes jóvenes, que morían en muy poquito tiempo y ahora tienen una supervivencia más prolongada y con mayor calidad de vida. Ha habido avances sustanciales en tratamientos en el asma bronquial, pacientes que tenían una calidad de vida muy mala y con los nuevos tratamientos biológicos su perspectiva ya cambiado completamente.

–¿Ya se aplican en España?

–Este tipo de tratamientos nuevos que mejoran sustancialmente al vida de las personas son carísimos. Estamos hablando de que pueden costar cien mil euros al año, como el que ha salido ahora para los pacientes con fibrosis quística, o los de hipertensión pulmonar, o del asma. No creo que haya muchas familias que puedan pagar ese dinero y por eso este tipo de tratamientos solo están disponibles para las personas gracias a la sanidad pública, a que se paga con los impuestos de todos los españoles. Por eso recalco la importancia de contar con un sistema sanitario público, gratuito y universal, que garantiza la atención con este tipo de tratamientos u otros a todas las personas.

–¿Los pacientes con enfermedades respiratorias crónicas han de tener especial cuidado con los catarros y gripes, sobre todo ahora que nos acercamos al invierno?

–En principio todos los pacientes respiratorios crónicos deberían tener cuidado con todos aquellos factores que pueden agravar su enfermedad, y uno de ellos son las infecciones en invierno por los virus. Por eso siempre recomendamos a estos pacientes que se vacunen contra la gripe. Y el COVID siempre evoluciona peor en pacientes que tienen enfermedades respiratorias crónicas por tanto también hay que prevenir. No contagiarse por coronavirus y vacunarse es la opción más segura.

–El COVID precisamente presenta su mayor gravedad en el sistema respiratorio.

–Las primeras manifestaciones dl COVID son respiratorias y de hecho daba lugar a unas neumonías importantes. Y la mayor mortalidad que puede producir el coronavirus esta en relación con estas manifestaciones respiratorias, con esa insuficiencia respiratoria que puede ser brutal y producir la muerte.

–¿El COVID queda en algunos pacientes como enfermedad crónica?

–Llevamos solo desde 2020 con esta enfermedad y no podemos catalogarla aún como una enfermedad crónica. Lo que sí es cierto es que se empiezan a ver personas que tienen una serie de manifestaciones que se consideran que puede ser el COVID persistente, pero todavía no tenemos muchos información de hecho. Y las manifestaciones más graves son agudas.

Compartir el artículo

stats