Kiosko La Opinión de Zamora

La Opinión de Zamora

Zamora, entre las provincias del país que sufren más accidentes con fauna

El patrón del siniestro es en entornos rurales, de noche, los fines de semana, en otoño y causados por jabalíes o perros

Dos jabalíes en una cuneta de la carretera nacional de Zamora. LOZ

Zamora se encuentra entre las provincias que sufren mayor cantidad de accidentes con fauna de toda España. La cifra es elevada. El 3,6% del total de siniestros que se registran a lo largo del año son causados por animales. Tan solo Soria y Palencia superan ese dato en la comunidad autónoma, mientras que Teruel y Huesca también se encuentran ligeramente por delante. El denominador común de todas ellas es que se encuentran en la España Vaciada y que sus carreteras son más peligrosas que las demás. No en vano, se reproducen en todas ellas un importante puñado de kilómetros de vías convencionales, a pesar de la insistencia de sus habitantes en que se ejecuten infraestructuras que ofrezcan más seguridad. En el caso de Zamora, está claro, el desdoblamiento de la N-122 en autovía hasta la frontera con Portugal y la mejora de la N-631 que discurre junto a la malograda Sierra de la Culebra.

Los datos los ha puesto encima de la mesa Línea Directa a través del estudio “Animales en la carretera: Un peligro mortal. Accidentes contra animales en las carreteras españolas (2017-2021)” y concuerdan con las cifras que maneja la Dirección General de Tráfico. El informe advierte de que este tipo de siniestros son cada vez más graves, teniendo en cuenta que el coste medio de los daños corporales se ha incrementado más de un 100% entre los años 2017 y 2021.

Frente a la imprevisibilidad de la carretera, aquí sí que hay un patrón. El accidente tipo con animales suele producirse en entornos rurales, de noche, los fines de semana y en otoño. Dos de cada tres suceden en vías convencionales, aunque es cierto que en zonas urbanas se han multiplicado por tres en los últimos años y ya son un 22% del total. Respecto a los animales, normalmente son jabalíes o perros salvajes los que se llevan el golpe. Las partes del coche más afectadas son el parachoques delantero, la rejilla y el capó (39%), seguidos de los faros e intermitentes delanteros (22%), las aletas delanteras (14%), los bajos y el faldón delantero (10%), el radiador (4%) y la matrícula (3%).

Hace ocho años se aprobó la Ley 6/2014 que trasladaba la responsabilidad de estos accidentes al conductor, que, salvo casos muy concretos, no puede reclamar al coto o a la finca por los daños sufridos. La normativa solo permite exigir responsabilidades si el siniestro es consecuencia directa de una acción colectiva de caza mayor en el mismo día o doce horas antes del golpe o porque la carretera no esté debidamente vallada o señalizada. Por otra parte, si el accidente sucede contra un animal doméstico, los dueños serán los responsables de los daños que causen, aunque el problema es que muchos de ellos carecen de identificación.

Compartir el artículo

stats