Kiosko La Opinión de Zamora

La Opinión de Zamora

Sucesos en Zamora

Maltrato animal en Zamora: le prohíben tener animales y lo detienen con más de 40 en una finca

El zamorano pagará 1.080 euros por incumplir la condena de 2019 por tener 39 perros desnutridos y deshidratados en una nave derruida

La Guardia Civil rescata perros de caza del imputado en estado de abandono en San Pedro de la Nave. Cedida

Los cinco perros, 31 aves de corral; tres hurones adultos con varias crías; una gata con una camada en una finca de su propiedad en el polígono de Jambrina han vuelto a sentar en el banquillo de los acusados a un zamorano, de iniciales J.G.M., condenado ya en noviembre de 2019 por maltrato animal, por tener a 39 perros de rehala vivos en muy mal estado, desnutridos y deshidratados, sin desparasitar en San Pedro de la Nave-Almendra. Otro can apareció muerto y devorado por el resto.

A falta de unos días para cumplir esa sentencia que le prohibía poseer durante 3 años animales, trabajar o comerciar con ellos en un negocio propio o ajeno, tras una denuncia de la Protectora de Animales Scooby, el Juzgado de lo Penal de Zamora vuelve a condenar a J.G.M. por quebrantar la condena de 2019. Y lo hace con una multa de 1.080 euros que deberá pagar al Ministerio de Justicia, para lo que se le ha fraccionado el pago en cuotas mensuales de 100 euros.

La posesión de más de 40 animales de distintas especies en el municipio de Jambrina, según la investigación de la Guardia Civil, le pueden conducir a prisión si deja de pagar alguna de las cuotas mensuales. En caso de ser insolvente, el Juzgado estudia el caso y decide en función de las circunstancias del condenado.

Sentencia incumplida

El procesado por desoír la condena que la magistrada le impuso en 2019 ha admitido que los animales son de su propiedad, con lo que ha obtenido una reducción del tiempo y la cuantía de la multa que solicitaba la Fiscalía de Zamora.

El procesado fue la primera persona condenada a prisión en Zamora por mantener a 39 perros en mal estado, abandonados, llenos de garrapatas y pulgas, desnutridos y deshidratados. La magistrada del Juzgado de lo Penal le impuso 13 meses de prisión y los tres años de prohibición de tener animales, comerciar o trabajar con ellos. La sentencia contemplaba una indemnización de 3.000 euros a la Protectora de Animales Scooby.

Los hechos se remontan a junio de 2018, cuando la Guardia Civil encontró en una situación de abandono total a 39 perros vivos y a uno muerto en una nave en ruinas, donde uno de los canes había muerto de hambre y presentaba mordidas de otros que se estaban alimentando del cadáver, según se indicó entonces.

Una construcción semiderruida en San Pedro de la Nave

El condenado trasladó a esa nave ganadera medio derruida, situada en San Pedro de la Nave-Almendra, al menos, a cuarenta perros en 2016, animales a los que usaba ilegalmente como rehala, al parece, y a los que mantuvo en las instalaciones encerrados sin condiciones higiénico-sanitarias, de alimento ni de agua, y poniendo en riesgo su integridad.

Las instalaciones se encontraban en estado precario y con la techumbre derruida en algunas zonas, entre cuyos escombros vivían los canes. El espacio estaba lleno de maderas, hierros, excrementos, deshechos, residuos y basura, sobre los que deambulaban y malvivían los animales.

La Guardia Civil, alertada, registró las instalaciones y rescató del interior del cobertizo a los perros que estaban sueltos, 24 con microchip y 11 sin él. En la cara sur de la edificación, se localizó otro cobertizo con cuatro perros de presa encerrados; y, en la cara oeste, cuatro cachorros expuestos al sol en un habitáculo sin techo, de escasas dimensiones, sin agua ni alimento.

El zamorano fue procesado tras una denuncia por pegar un tiro en la cabeza a un perro alano usado para el amarre de caza mayor tras participar en una montería en Faramontanos de Tábara, el 3 de octubre de 2015, según una denuncia que se investigó, hechos que no pudieron probarse.

Compartir el artículo

stats