Kiosko La Opinión de Zamora

La Opinión de Zamora

La alta subida de las facturas del gas ahoga a miles de hogares zamoranos

“Habrá muchas familias que no podrán encender la calefacción este invierno por los gastos”, manifiestan desde la Cámara de la Propiedad

Una mujer camina por el pasillo de una vivienda con radiadores. | Emilio Fraile

Durante este invierno, el frío les entrará a los zamoranos por los bolsillos. Se colará por el roto que la factura de la calefacción, el agua caliente y la luz van a hacer en las economías familiares. Unos gastos, que se prevén muy elevados, y que amenazan a miles de hogares zamoranos en un invierno que se presenta “bastante complicado”.

La crisis del gas amenaza con multiplicar por diez este invierno las facturas de la calefacción central, lo que sumado a la subida de la luz y a la actualización de contratos de limpieza y mantenimiento con un IPC disparado aboca a las comunidades de propietarios a subir las cuotas y a recortar gastos.

“Hay un caso de un edificio de Zamora que el año pasado gastó 28.000 euros en gas, mientras que las previsiones para este año, según la compañía encargada, podrían suponer 107.000 euros en el mismo edificio. Es decir, multiplicar por cuatro la cifra gastada el pasado año. Una auténtica barbaridad”, manifiesta Salvador Prieto, presidente de la Cámara de la Propiedad Urbana de Zamora, el cual augura un “invierno increíblemente difícil” para muchos hogares zamoranos. “La situación es tremendamente compleja porque son cifras muy altas que van a provocar que muchos hogares, este invierno, no puedan encender la calefacción porque no pueden afrontar esos gastos”, informa Prieto.

Pobreza energética

Una situación de pobreza energética, que aumentará en muchos hogares de la provincia, debido a unos precios “totalmente desbocados” y que, en algunos casos, pueden ser incluso superiores al pago por el alquiler de la propia vivienda. “Se puede dar la circunstancia de que, en edificios de alquiler, se pague más por el gas que por el propio alquiler del piso. Y es más, también se puede dar la circunstancia, de que en edificios de calefacción central las cifras puedan multiplicarse por cinco”, ha manifestado el presidente de la Cámara de la Propiedad Urbana.

Las cuotas comunitarias subirán un 20, 30 o 40% y las comunidades que tengan la tesorería muy justa van a tener verdaderos problemas”, ha manifestado la vicepresidenta tercera del Colegio de Administradores de Fincas, Noelia Morales, que apunta que una factura de 20.000 euros en combustible de una comunidad el invierno pasado subirá a 100.000 o 125.000 euros este invierno, según las previsiones generales que manejan.

Luis Ángel Ramos Macías, Administrador de Fincas zamorano, también augura un invierno “de lo más complicado” con unos precios “a los que muchos no llegan”. “El sobrecoste por las previsiones girará en torno a un 30% o 35%, según las previsiones y datos que manejamos a día de hoy”, informa.

“Aún así, hay muchos factores todavía por solventar y depende de muchas cosas como la media del precio del gas, por ejemplo, que puede subir o bajar, pero la realidad es que el invierno pinta realmente complicado para todos”, indica el zamorano.

En Zamora, el precio del gasóleo se ha encarecido cerca de un 40% y ha disparado las cuotas, según los datos consultados. La amenaza provocada por esta crisis del gas hace temblar a miles de hogares zamoranos que, durante los meses más fríos del año, tendrán que hacer auténticos malabares para hacer frente a estos gastos, que llegan con unos sobrecostes “muy altos” respecto a lo que se pagaba antes del curso pasado.

Invierno “crudo”

Desde el Gobierno de España muestran su preocupación por la crisis energética y sus posibles consecuencias a todos los niveles. En lo que será, pinta, un invierno muy crudo, los expertos aseguran que “hay que estar preparados para lo que puede llegar a ocurrir” en una situación “compleja” que va a afectar económicamente a muchas familias.

Muchas comunidades de vecinos verán este invierno sus cuentas bajo cero por las subidas exponenciales de los combustibles de sus calefacciones centrales, de ahí que numerosas se planteen retrasar el encendido o recortar horas, e incluso algunos propietarios se pregunten si pueden desvincularse de este servicio común.

La más deseada es que el Gobierno les permita acogerse al mercado regulado y dejar de tener que acudir al libre, como así lo han reclamado los administradores de fincas.

Otra, aunque algo más compleja, es desvincularse de la calefacción central. Aunque, según los administradores de fincas, la única salvedad sería que los estatutos lo contemplen en casos concretos, o bien que se adoptase un acuerdo comunitario colectivo, por las tres quintas partes de propietarios, que recogiera explícitamente la exoneración de quienes deseen poner un sistema individual de calefacción.

Otra de las salidas son las calderas de condensación. “Estamos recibiendo muchas llamadas por parte de comunidades para realizar este cambio con el objetivo de reducir los gastos ante el continuado incremento de los precios de la energía”, aseguran instaladores zamoranos.

Compartir el artículo

stats