Kiosko La Opinión de Zamora

La Opinión de Zamora

Las mascaradas muestran su vitalidad

Cerca de medio centenar de integrantes de 32 grupos de España y Portugal recorren el centro de la ciudad en la XI edición del Festival de la Máscara de Zamora

Las Jarramplas de Piornal de Cáceres en una parte del recorrido EMILIO FRAILE

El colorido y la alegría inundaron ayer la ciudad. Las mascaradas de España y Portugal poblaron el centro de la ciudad en el retorno del Festival de Máscara de Zamora, tras tres años de ausencia debido a una suspensión por la lluvia y dos por la pandemia.

La música anunciaba la llegada del amplio cortejo integrado por casi medio centenar de personas pertenecientes a 32 colectivos de mascaradas de distintos puntos de la Península Ibérica.

El amplio grupo de percusión de los Boteiros y el Fulión de Viana de Bolo, con percusión con azadas y un despliegue de bombos, dieron paso a más personajes de esta mascarada orensana que abrían el desfile.

Tras ellos una serie de caretos desplazados desde Braganza con trajes de múltiples colores unos y otros en tonalidades rojas con máscaras de madera o los singulares diablo, morte e censura de Braganza que sorprendieron al numeroso público que acudió a ver el desfile desde la Marina a Viriato.

15

GALERÍA | Las mascaradas llenan de color y alegría el centro de Zamora Emilio Fraile

La bandera de León precedía a la nutrida mascarada de los Jurrus y Castrones de Alija del Infantado, cuyos enmascarados interactuaban entre ellos y con los congregados.

Una de los colectivos, asiduos al desfile zamorano, los Sidros y Comedies de Valdesoto desfilaron con haciendo gala de su origen asturiano, con su bandera y usando las “madreñas”. La ciega, con una niña como lazarilla o el diablo hicieron las delicias de niños y mayores.

Desde Cáceres llegaron las Jarramplas de Piornal que dieron paso a varias de las formaciones nuevas, los Mazcaraosde Rozaes de Villaviciosa con caretas de, entre otros materiales, arpillera, y los madrileños de la Vaquilla de San Sebastián de Fresnadillas de la Oliva, ataviados con trajes estampados y un nutrido grupo de cencerros infantiles.

VÍDEO | Las mascaradas toman el centro de Zamora

VÍDEO | Las mascaradas toman el centro de Zamora L.O.Z.

Los Carnavales de Villanueva de Valrojo abrieron la nutrida representación de las mascaradas de la provincia. Tras ellos la Obisparra de Pobladura de Aliste, con la cabeza de bueyes corriendo por Santa Clara persiguiendo a uno de los personajes e incluso embistiendo a algún conocido.

Los fuegos de Losacio y la Culebra, presentes en la concentración

El Zangarrón de Sanzoles, con un nutrido grupo de personas con cencerros que no cesaban de moverse para hacerlos mover, dieron paso al Atenazador de San Vicente de la Cabeza, el Zangarrón de Montamarta, con los trajes que emplean el 1 y el 6 de enero, las danzas de paloteo de Tábara, el Pajarico y el Caballico de Villarino tras la Sierra, los Cencerrones de Abejera, la Vaca Bayona de Almeida que protagonizó varias carreras a lo largo de Santa Clara o las Talanqueira de San Martín de Castañeda, cuyos personajes interactuaron mucho con el público.

El carnaval del Toro de la localidad de Morales de Valverde, con un personaje con una careta de burro que llevaba un cartel con el texto “¿ahora dónde pastamos?”, en clara alusión a los incendios que han arrasado este verano la provincia, puso la nota reivindicativa al desfile. No obstante, no fue el único momento en que el desastre estuvo presentes en la concentración de mascaradas.

Una vez que el Capuchón y el Cigarrón de Verín, debutante en el desfile, llegó a la plaza de Viriato se proyectó un emotivo vídeo donde un hombre con una capa alistana convoca con un bícaro a las mascaradas, que se visten en cada población, y corren hasta llegar al punto donde está el hombre en la sierra quemada, acompañado de música de Luis Alberto Pedraza. Con unas imágenes de un nuevo brote, la esperanza en el futuro, concluye el trabajo.

Compartir el artículo

stats