Kiosko

La Opinión de Zamora

Sucesos en Zamora

Un cazador juzgado por furtivismo en Sanabria: “Llevo sin licencia 5 años, he cumplido la pena ya”

La Fiscalía pide 3 años de prohibición del deporte al procesado por la muerte de cinco perdices pardillas en el Lago de Sanabria

El acusado durante el juicio escucha el testimonio de un forestal. S. A.

El cazador acusado de furtivismo en el Parque Natural del Lago de Sanabria se considera más que condenado con los cinco años de retirada del permiso para la actividad cinegética, años perdidos que no podrá recuperar, dada su edad, manifestó ayer en el Juzgado de lo Penal durante su declaración como imputado por abatir a cinco perdices de la especie pardilla (Perdix perdix), protegida por estar en peligro de extinción y cuya caza está expresamente prohibida.

El hombre negó en todo momento ser el autor de los disparos de cartucho de plomo que acabaron con las cinco aves el espacio protegido Red Natura 2000 en noviembre de 2017 y el dueño de bolsa de plástico que halló la Guardia Civil en el paraje en el que los guardas le vieron manipulando algo para ocultarlo.

La bolsa contenía los cinco ejemplares de perdiz pardilla, una de ellas, aún “con el cuerpo caliente y sangrando”, introducida en otro envoltorio, de acuerdo con el atestado que sirvió para imputar al veterano cazador leonés que se presentó en la vista oral trajeado y caminando ayudado por un bastón de madera.

Las perdices muertas y el arma del acusado. Cedida

Multa de 3.600 euros

Las conclusiones de la Fiscalía Provincial, que exige una condena a tres años de prohibición de cazar y al pago de 3.600 euros de multa, se basan en los testimonios de los dos guardas forestales que observaron a dos cazadores con tres perros en el coto de La Laguna de los Peces y cómo uno de ellos, al percatarse de su presencia, “manipuló algo entre unas piedras y se vino hacia nosotros”, declararon los funcionarios durante el juicio.

Uno de los guardas hizo uso de los prismáticos para comprobar qué hacía el imputado, si bien una piedra obstaculizaba una visión adecuada. Concluyeron que estaba guardando la bolsa con las perdices para no ser descubrieron con las piezas que la Guardia Civil localizó en ese mismo lugar tras inspeccionar el lugar, explicaron los testigos en la vista oral celebrada ayer.

Los agentes forestales se mostraron convencidos de que el cazador ocultó las piezas al avistar el vehículo con el distintivo del Parque Natural en el frontal y de la Junta de Castilla y León que les identifica como funcionarios.

El imputado se dirigió andando con el arma como si fuera un bastón hacia los agentes forestales, que avisaron de inmediato a la Guardia Civil mientras vigilaban la zona, “no perdimos el paraje de vista y nadie más apareció por allí”. Los guardias interceptaron el coche en Galende el que los dos cazadores, después de que abandonaran la zona del coto en actitud de huida, manejando el turismo con riesgo para sus vidas y las del resto de personas, según informó la Guardia Civil en su día.

Los agentes, si embargo, no encontraron ningún animal muerto en el interior del turismo cuando dieron el alto a los dos cazadores y lo registraron.

Absolución

El abogado de la defensa insistió en la falta de pruebas para condenar a su cliente y reprochó a los agentes que no acompañaran en el momento a su cliente hasta el lugar donde se le acusa de haber depositado las aves protegidas, a lo que los integrantes de la Guardería Forestal objetaron que “no vamos armados y no queríamos provocar un altercado, recientemente habían matado a un compañero”.

El letrado insistió en que “se dejó marchar imputado y media hora más tarde encuentran las bolsas que supuestamente eran suyas” y pidió que, de ser condenado, se le aplique la atenuante de dilaciones indebidas por haber transcurrido cinco años desde que detuvieron a su cliente.

Compartir el artículo

stats