Kiosko La Opinión de Zamora

La Opinión de Zamora

Los niños zamoranos regresan a clase sin las restricciones de la época COVID

El director provincial de Educación destaca la vuelta a la normalidad “tras dos años muy difíciles” y agradece el esfuerzo del profesorado

Clara San Damián y Fernando Prada (a la derecha) charlan con las maestras del aula de Infantil del colegio Arias Gonzalo. JOSE LUIS FERNANDEZ

Un total de 9.990 alumnos zamoranos estrenaron ayer el curso 2022-2023. Se trata de los niños de Infantil, Primaria y Educación Especial, que acudieron por primera vez, desde 2020, a clase sin mascarilla y ajenos ya a las medidas impuestas durante los dos últimos cursos por precaución.

“Es una gran satisfacción, porque se trata de un curso especial, después de dos años difíciles para todos, así que será una buena oportunidad para volver a ver las sonrisas de los niños en el aula”, subrayó el director provincial de Educación, Fernando Prada, quien aprovechó para dar las gracias a los equipos directivos y al profesorado en general por todo el esfuerzo que lleva haciendo en estos últimos cursos. “Espero que este sea más parecido a lo que conocíamos en 2019, dedicado exclusivamente a la educación”, deseó.

Los padres van a recoger a sus hijos a la salida del colegio Obispo Nieto. | Jose Luis Fernández

Visita al colegio Arias Gonzalo

Prada acudió junto a la delegada de Junta en Zamora, Clara San Damián, al colegio Arias Gonzalo, donde visitaron el aula de dos años, recientemente acondicionada para dar cabida a 17 niños de los 583 en total que recibirán esa educación de manera gratuita, gracias al compromiso hecho realidad de la Junta de Castilla y León.

“En total hay en Zamora 39 centros públicos, municipales y privados, en este servicio que es muy importante para la conciliación familiar”, destacó San Damián, quien detalló la inversión que se había realizado desde la administración regional en Zamora, que asciende a 745.000 euros para los centros privados, otros 786.000 para las entidades locales y 119.000 euros más para la adaptación de algunos servicios para estos pequeños.

Primer día de colegio en Zamora. JOSE LUIS FERNANDEZ

Desde el propio colegio, su directora, Ana Casquero, explicó que durante estos días se comenzará con jornadas de adaptación para estos nuevos alumnos hasta el próximo 26 de septiembre, cuando ya estén en la clase de 9.00 a 14.00 horas, “con la posibilidad para las familias de disponer también del servicio de Madrugadores y Tardes en el Cole”, detalló.

Nuevo comedor escolar

El colegio Arias Gonzalo, por otra parte, está ultimando las obras para la apertura de su nuevo comedor escolar, que se espera para el 3 de octubre y que ha supuesto una inversión por parte de la Consejería de Educación de cerca de un millón de euros. Por ello, las familias interesadas ya pueden solicitar su plaza durante este mes. Además, todos los alumnos de este colegio disfrutan desde ayer de mayor espacio a la salida del centro, debido a las obras de mejora y ampliación de aceras.

Primer día de colegio en Zamora. JOSE LUIS FERNANDEZ

De la risa al llanto

Los mayores estaban “encantados” de volver a ver a sus compañeros tras las vacaciones de verano y a muchos de los más pequeños se les hizo la hora de adaptación al aula “eterna” antes de reencontrarse con las caras conocidas de sus padres y abuelos, que volvían este septiembre a poder entrar en los centros escolares para ver cómo los alumnos se colocaban en sus filas antes de entrar a clase. Esa fue ayer la tónica habitual en los colegios de Zamora, donde no hubo ninguna incidencia reseñable en esta vuelta a las aulas.

“Ha sido como un día normal, ya están más acostumbrados, solo un poco nerviosos por saber qué profesor les toca este año y con qué compañeros estarán”, reconocía uno de los padres que había ido a llevar al colegio a su hijo, ya en Primaria. Aunque solo fuera por esta vez, a pocos se les había tenido que despertar para regresar al colegio. “Otra cosa será cuando comiencen ya con la rutina”, reconocía.

Primer día de colegio en Zamora. JOSE LUIS FERNANDEZ

“Lo más importante este curso es el adiós, por fin, de las medidas COVID”, subrayaba otra madre a la puerta del colegio, esperando la salida de sus hijos. “Antes no podíamos pisar el centro y hoy hemos vuelto a entrar. Puede dar un poco de vértigo el abandono de las mascarillas, pero así los niños pueden verse al fin las caras”, agradecía, subrayando que algunos de ellos —los más pequeños— no habían conocido otra realidad dentro del aula.

Compartir el artículo

stats