Desde la semana pasada, tras varias olas de calor sofocantes, Zamora ha experimentado unas jornadas de temperaturas más frescas, con una importante bajada. Desde el pasado 12 de agosto que marcó una máxima de 36,8 grados, las temperaturas han ido descendiendo a lo largo de la semana, llegado hasta los 25,9 grados de máxima el pasado martes, un contraste muy pronunciado en comparación con la primera quincena de este mes de agosto.

Este jueves las temperaturas máximas no superarán aún los 29 grados y las mínimas continúan bajando hasta los 11 grados, aunque la sensación térmica durante el día será aún más baja, con unos dos grados menos al respecto.

A medida que vaya avanzando la semana, las temperaturas máximas subirán y será a partir del fin de semana cuando superen ya los 30 grados de máxima. Para el viernes se prevé una máxima de 31 grados, el sábado 34 y el domingo 33. En cuanto a las mínimas, aún se mantienen frescas, aunque con una ligera subida que llegará a los 17 grados el martes que viene.

Previsión temperaturas según la Agencia Estatal de Meteorología AEMET

No obstante, el calor vuelve a Zamora durante lo que queda de verano, ya que a lo largo del fin de semana se esperan unas máximas que rondan entorno a los 33 grados, hasta que el martes 23 vuelvan a experimentar una subida de 4 grados, volviendo a los 37 grados que hemos tenido como mínimo durante este tiempo estival. Durante el resto de la semana, no se esperan precipitaciones en la provincia, lo que provoca que la sensación térmica no varíe las temperaturas. En comparación con los datos registrados hace un mes por la Agencia Estatal de Meteorología, Zamora aún no está inversa en una ola de calor. El 14 de julio de este año la capital alcanzó su máximo histórico con 41,8 grados, superando a los 41,0 grados de junio de 1995, debido a esto la provincia se mantuvo en riesgo por alerta roja durante varios días.

Respecto al resto de los municipios de la comunidad, al igual que en Zamora las temperaturas irán en aumento en función que vaya pasando la semana, alcanzando sus máximas ya bien entrada la semana que viene.

La comunidad está exenta de riesgo por alerta de altas temperaturas, únicamente en las Islas baleares, la Costa Brava, el país vasco y el norte de navarra se encuentran en alerta, pero por viento y precipitaciones que se irán amainando durante la semana, debido a la subida de temperaturas en casi todo el territorio del país.

Las tres olas de calor

Este verano ha estado marcado por las altas temperaturas que han sofocado a todo el territorio durante las tres olas de calor. Según las estimaciones de la Aemet, el calor persistirá hasta bien entrado el otoño, aunque no con temperaturas tan extremas como las anteriores. Tras varias muertes asociadas a las altas temperaturas en la provincia, se vuelve a temer por la salud de los más vulnerables, como son los niños y las personas más mayores. Aunque los termostatos no asciendan hasta puntos tan altos como hemos visto, los especialistas continúan recomendando seguir las indicaciones, como mantenerse hidratado, para prevenir golpes de calor durante el resto del verano.