Kiosko

La Opinión de Zamora

El miedo a los okupas reduce el número de viviendas disponibles de alquiler en Zamora

Los propietarios renuncian a anunciar sus inmuebles en portales web, aunque la oferta real es mayor que la que aparece en Internet

Personas viendo la oferta de viviendas en una inmobiliaria. | LOZ

La oferta de viviendas en alquiler cada vez se está viendo más reducida en Zamora. Los propietarios de las viviendas tienen miedo a que sus inmuebles puedan ser ocupados si los potenciales okupas se enteran de que estos están vacíos. Por este motivo, son muchos los que renuncian a anunciar sus propiedades en portales web o a colgar el habitual cartel de “se alquila”. Por el contrario, se decantan por poner sus viviendas en manos de las inmobiliarias.

Las agencias se han convertido en las grandes beneficiadas del temor de los propietarios, que prefieren contratar sus servicios y que sean estas las que se encarguen de alquilarlas. Sin embargo, si hay un requisito que muchos arrendadores solicitan, “no aparecer en las web”. En portales inmobiliarios como Idealista, la ciudad de Zamora cuenta únicamente con cincuenta y ocho viviendas; en Fotocasa con cuarenta y seis; y asciende de forma discreta en las webs de inmobiliarias zamoranas, aunque el número real con el que cuentan estas si es notablemente superior al que aparece online.

Requisitos para alquilar una vivienda

Pese a que los últimos estudios señalan a Zamora como una de las ciudades con cifras mínimas de “okupación”, únicamente veinte, los arrendadores se han vuelto más exigentes con los candidatos a alquilar sus dominios. Entre los requisitos más habituales que solicitan los futuros caseros está el poder demostrar que el arrendador cuenta con una estabilidad económica, por lo que “se requiere contrato de trabajo y últimas nóminas, que el coste del alquiler no sobrepase el treinta por ciento del salario del inquilino, e incluso un aval”. Si bien, “no puede ser obligatorio presentar estos documentos por la Ley de protección de datos”, el hecho de negarse “deja fuera de la vivienda al interesado”.

En estos casos, el sector de población más afectado suelen ser los jóvenes de entre veinticinco y treinta y cinco años, que habitualmente no tienen un contrato fijo o una gran antigüedad. “Otro de los clásicos afectados a la hora de conseguir acceder a una vivienda son las personas con mascotas” que, por norma general, “encuentran más dificultades por el miedo de los propietarios a sufrir destrozos o quejas de los vecinos.”. Además, “varios caseros solicitan incluir en los contratos de alquiler una cláusula con la que tener derecho a visitar la vivienda cuando lo deseen”.

El precio de la vivienda sube

Estas situaciones generan una serie de problemáticas de diferente índole. Por una parte, ante la escasez de la oferta, el precio de las viviendas sube. Tal y como recoge Idealista, durante los últimos meses ha habido una subida significativa frente a los precios presentes en el año 2021. En julio la variación es de un +3,5%, aunque los datos son muy superiores durante marzo, abril, mayo y junio, con +9.4%, +10,3%, +10,8 y +8,1%, respectivamente. De la misma forma, el metro cuadrado alcanzó su máximo histórico en junio del presente año, con 5,6 euros.

Alquilar en redes sociales

Otro de los problemas que están observando las inmobiliarias es el incremento de personas que pregunta por viviendas disponibles en las redes sociales. Los grupos de Facebook se han convertido en un lugar habitual en el que tratar de averiguar por algún inmueble disponible, “con el peligro que esto supone por los timos de los que pueden ser víctimas, sin entrar en otros peligros que pueda suponer “. Normalmente, los propietarios que tienen alguna vivienda disponible contestan al comentario del interesado, pero “es importante tener en cuenta que puede tratarse de un perfil falso, que posiblemente te solicite una señal del alquiler, la fianza o primera mensualidad antes de contar con cualquier documento legal o las llaves”.

Aunque no hay datos concretos sobre el número de viviendas vacías en la ciudad, “es muy posible que el número sea elevado, si se atiende a la cantidad de jóvenes que emigran y mantienen vacías las casas heredadas”.

Compartir el artículo

stats