Kiosko

La Opinión de Zamora

La pintura del zamorano Benéitez “engancha” en el extranjero

El creador zamorano Diego Benéitez presenta 16 obras en una exposición individual en una galería de arte de Suiza y participa en una feria internacional en Alemania

Varias mujeres observan las propuestas del zamorano en la feria de Karlsruhe. | Cedida

Diego Benéitez se consolida como artista internacional. La obra del zamorano año a año incrementa su presencia en manos de aficionados al arte como en colecciones particulares de distintos puntos de centro Europa, principalmente, aunque sus creaciones también tienen una excelente aceptación en Nueva York.

Este verano sus identificativos paisajes urbanos donde el hilo de arquitectura se funde con el cielo y el suelo, sus horizontes, han regresado al corazón del Viejo Continente con una exposición individual en una galería de arte de la ciudad suiza de Lausana y su participación en una feria internacional de arte en Alemania.

La presencia en Lausana supone su regreso a Suiza de la mano de la galería Art & Emotion, con quien trabaja desde hace tres años y donde expuso por primera vez en 2020, días antes de la declaración de la pandemia mundial. “Fue todo muy raro porque yo no pude acudir, la galería cerró algunas semanas, pero la muestra funcionó muy bien a lo largo del tiempo”, atestigua el artista que con esta nueva muestra se quita “la espinita”.

El zamorano, que reúne 16 obras realizadas principalmente a lo largo de los últimos meses junto con alguna del pasado año, centradas temáticamente en sus tradicionales paisajes urbanos, donde presenta, en muchos casos, perfiles urbanos acercándose a lo abstracto en su estructura, mientras que en las bahías apuesta por “una línea muy delgada de arquitectura y el resto es el efecto espejo entre el cielo”, describe el artista que también aporta ejemplos de su interesante serie de cumbres, donde juega con blancos y negros e introduce las texturas para conseguir el efecto de distintos planos de profundidad.

Diego Benéitez con un hombre interesado en su obra Cedida

Esta nueva exposición en solitario, a cuya inauguración sí pudo acudir, supone abrir un nuevo ciclo. “Es una rueda, ya que supone que hay una confianza del galerista en ti y en tu obra, del coleccionista que vuelve a ir a la exposición, ve tu obra y puede que la adquiera”, describe.

En la muestra internacional de Kalsruhe, de la mano de la galería de Rodrigo Juarranz de Aranda de Duero, el zamorano ha exhibido piezas con más colorido en sus bahías y en sus paisajes urbanos, donde casi roza la abstracción. El pintor, que no expone en Zamora desde hace una década, confiesa que “me interesa cada vez más la abstracción, pero llegar a ella resulta muy complicado. Siempre estoy en la frontera entre la abstracción y la figuración. Hay veces que tiendo más a la abstracción, pero siempre mis obras tienen un toque de figuración que me define”.

Interpelado por el motivo por el que su obra funciona mejor fuera, reconoce que sus cuadros “encajan” muy bien, sobre todo, en Suiza y Estados Unidos, un país donde “al artista español se la asocia a una pintura de alta calidad”.

Por delante tiene en otoño Estampa en Madrid y nuevas citas en Hamburgo y Ámsterdam.

Compartir el artículo

stats