Kiosko La Opinión de Zamora

La Opinión de Zamora

Uno de cada tres zamoranos se jubila después de los 65 años

La edad media para el retiro laboral se sitúa en 64,8 en la provincia, tras el incremento registrado en los últimos tiempos

Jubilados, en un banco de Zamora capital. | Emilio Fraile

Cumplir 65 años ya no es sinónimo de jubilación. Al menos, no en todos los casos. En la provincia de Zamora, uno de cada tres retiros laborales se produce después de la edad marcada habitualmente para abandonar el mercado laboral, según los datos oficiales de la Seguridad Social. De hecho, solo durante el primer semestre del año 2022, 228 trabajadores de la provincia pusieron fin a su etapa como activos después de sobrepasar ese listón referencial de un modo más o menos amplio.

Según esas mismas estadísticas oficiales, 167 de ellos esperaron a cumplir los 66 para proceder al retiro, mientras que, en el resto de edades, ya resulta algo más extraño continuar dentro del mercado. Aún así, entre enero de 2018 y junio de 2022, 65 zamoranos se jubilaron después de cumplir los 70 años, y lo hicieron además, con pensiones muy inferiores a la media provincial.

Ingresos más elevados

Ese bajo poder adquisitivo no se percibe entre quienes decidieron poner fin a su etapa laboral entre los 65 y los 70, personas que generalmente sí tienen unos ingresos más elevados  que quienes se jubilan antes de alcanzar la edad prevista para ello. En concreto, en 2022, los menores de 65 pasaron a inactivos con un subsidio promedio de 1.238, 38 euros, mientras que los mayores obtuvieron unos emolumentos mensuales que alcanzaron los 1.371,76.

Esa distancia resultó incluso algo más amplia en ejercicios previos. Por ejemplo, la diferencia se situó en 249 euros en el año 2018, 372 en 2019, 339 en 2020 y 359 en 2021, según las estadísticas oficiales de la Seguridad Social, que revelan que, en estos cuatro años y medio contemplados en su web, se han jubilado 6.543 personas en la provincia de Zamora, una media de 1.454 por ejercicio.

Las estadísticas también muestran cuántas personas han dejado de trabajar durante estos años antes de tiempo, y con qué margen. Según esos datos, ningún cotizante de la provincia ha pasado al retiro antes de cumplir los 55 años desde el año 2018. Sí lo han hecho 23 ciudadanos antes de alcanzar los 60. En este caso, con pensiones variadas, sin que se perciba una tendencia clara en sus emolumentos.

Jubilación tardía

Lo que sí se puede detectar en base a las cifras que hace públicas el Gobierno es que las personas cada vez tienden a jubilarse más tarde, una deriva promovida en parte por las propias instituciones, desde la perspectiva de la necesidad de hacer más sostenible el sistema y de abaratar el coste para las arcas públicas, habida cuenta de que el incremento de la esperanza de vida provoca un aumento del porcentaje de la cifra de retirados en relación a la población total.

En esa línea, la edad media de las personas que se han jubilado en Zamora a lo largo de este año es de 64,8, similar a la de los ejercicios anteriores, pero ya visiblemente superior a los 63,8 del año 2010. La previsión es que esa sea la línea que siga la estadística a partir de los próximos años.

La expectativa de los zamoranos también se sitúa en la posibilidad de ver incrementada la pensión media, en una provincia en la que los ingresos de los jubilados son bastante bajos. Hay que recordar que el coste de la vida ha subido más de un 10% en el último año, según los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística, y eso penaliza gravemente a los 47.902 perceptores que reciben unos ingresos medios de 919,3 euros mensuales por parte del Estado.

Subida anunciada

En principio, este amplio colectivo, que representa cerca de un 30% de la población total de la provincia, podrá respirar algo más tranquilo a partir de enero si el Gobierno cumple su compromiso, ya fijado por ley, de subir las pensiones anuales en relación al dato medio del IPC. Esa voluntad, refrendada por los responsables del Ejecutivo en las últimas semanas, se traducirá en una subida de los salarios que podría situarse en torno al 7%, en función de las fuentes a las que se acuda. Los expertos calculan que la inflación se ubicará aproximadamente en esas cifras, aunque algunas voces empiezan hablar incluso del 8%.

En todo caso, la subida de las pensiones vinculada a ese dato supondrá un incremento sustancial de los ingresos para los pensionistas zamoranos, y provocará un impacto importante en la economía de la provincia, habida cuenta del peso que tienen los perceptores sobre el volumen total de habitantes del territorio. Lógicamente, la película variará en función de la vida laboral de cada cual, con una horquilla de ingresos muy variable en relación a las circunstancias.

Compartir el artículo

stats