Kiosko

La Opinión de Zamora

La Policía registra un aumento de las denuncias por timos a personas mayores en Zamora

Los desconocidos se hacen pasar por familiares y piden dinero, pero no incurren en un delito

Coche de policía y viandantes en la Plaza Mayor de Zamora. | Emilio Fraile

La Policía Nacional está registrando nuevas denuncias en lo que va de agosto por timos a personas mayores. La forma de operar consiste en acercarse a estas personas y fingir que se tratan de familiares que llevan tiempo sin verles, abrumarlos con muestras de cariño, preguntas y una insistente conversación para confundirlos y que lleguen a creer que realmente están ante un familiar al que no recuerdan. Además, según los denunciantes, el timador lleva una mascarilla que no se quita en ningún momento, por lo que les es más complicado reconocerlo.

Las personas afectadas, que se encontraban en la zona centro de la ciudad por la mañana, han relatado en comisaría que el denunciado no tuvo un comportamiento violento ni les sustrajo ningún objeto personal. Una de las víctimas trató de esquivarlo entrando en un establecimiento, pero este la siguió y continuó tratando de convencerla de que era un familiar y necesitaba dinero para viajar a otra ciudad a ver a su abuela, que se encontraba en el hospital. Los denunciantes no le creyeron y le pidieron que se fuera, pero se muestran preocupados porque otras personas puedan ser engañadas y caigan ante este nuevo timo que cobra fuerza en la ciudad.

Durante los últimos meses todas las alarmas saltaban ante los “hurtos cariñosos” en los que personas desconocidas se acercaban a viandantes de avanzada edad para abrazarlos a través de diferentes explicaciones y robarles las joyas que portaban u otros efectos personales. Sin embargo, en esta ocasión no hay un hurto, si no una petición de dinero, por lo que la policía alerta de que no se trata de un delito, si la víctima cae en el engaño y le da un importe económico de forma voluntaria, el timador no incurrirá en un hecho delictivo. Las autoridades recomiendan precaución y desconfianza ante la cercanía de desconocidos que afirmen conocerlos, así como que no faciliten sus datos personales y traten de marcharse si se ven en la situación.

Compartir el artículo

stats