Kiosko La Opinión de Zamora

La Opinión de Zamora

Las cámaras grabaron la agresión con un cuchillo de sierra a un joven en un piso de la Plaza Mayor de Zamora

La defensa del herido, que casi pierde la vida, pide al juez acceder a las imágenes del sistema de seguridad que recogen cómo fue el ataque

Juzgados de Zamora.

Existen imágenes sobre la brutal agresión con un cuchillo de sierra de la que fue víctima un joven zamorano de 24 años en el portal de un piso turístico de Zamora capital, quien estuvo a punto de perder la vida la madrugada del 18 de marzo a manos de un menor de 17 años, aseguran a LA OPINIÓN-EL CORREO DE ZAMORA fuentes próximas a la investigación. Un ataque que presenció otro joven, amigo del adolescente, y cuya familia es la dueña del apartamento dotado de sistema de seguridad con cámaras que habría dejado inmortalizado el momento en el que los dos amigos habrían salido al rellano del piso, situado en la calle Renova con la Plaza Mayor, para supuestamente atacar a la víctima, vecino también de Zamora.

Patada desde el rellano

De acuerdo con ese vídeo, cuando el joven de 24 años subió las escaleras para acudir al piso, el menor le esperaba ya con el cuchillo de sierra -de comer carne- en la mano y el mayor de edad “le recibió desde el rellano de la escalera con una patada en la cara que le tiró hacia atrás. La víctima se levanta y el más mayor se abalanzaría sobre él”, según ha podido saber este diario por las mismas fuentes. “Mientras el más joven le habría inmovilizado contra la pared y sujetado, el menor le habría apuñalado por la espalda. Después se observaría cómo le empujan y el lesionado cae al suelo”.

En la siguiente escena, se vería al adolescente, el único investigado por el jueza por el momento, “entrar con el cuchillo al interior de la vivienda, mientras el otro procedería a arrastrar por las escaleras a la víctima hasta la puerta del portal”. En su versión de los hechos, este varón, que a día de hoy está exculpado del ataque, afirma que el herido trató de levantarse en la calle, a la puerta del inmueble, y que él mismo decide acudir a la Policía Municipal para denunciar que el herido grave le había estado pegando.

La defensa de la familia del herido habría pedido al juez que investiga el acuchillamiento que incorpore esas imágenes a las diligencias judiciales, en poder de la Policía Nacional, para acceder a una prueba que esencial para conocer qué circunstancias rodearon la agresión. Se verían con claridad los pormenores de las cinco cuchilladas que el adolescente asestó a la víctima, recogidas al detalle en el informe médico del Hospital Virgen de la Concha, donde permaneció ingresado para ser operado y se le dio de alta medicado con morfina por los intensos dolores que padecía, sin sentir el brazo en que recibió una de las cuchilladas a la altura de la clavícula que le llegó casi al fémur. Las tres puñaladas de extrema gravedad fueron en el brazo y el costado, y le provocaron una abundante pérdida de sangre por lo que se quedó semiinconsciente tendido en la acera de Renova, hasta donde le habrían arrastrado por las escaleras, lo que agravó la lesión en las costillas que se astillaron y, al parecer, fueron la causa del encharcamiento de los pulmones por un derrame interno.

El lugar en el que le halló la Policía Municipal, tras el aviso recibido, los agentes que le asistieron en la misma acera de Renova con la Plaza Mayor llegaron a plantearse usar su coche patrulla, ante la gravedad de las lesiones, para trasladarle a urgencias del Virgen de la Concha, donde permaneció tres días en la UCI.

Acotar tiempos

Los policías dudaron de que el herido pudiera sobrevivir a la llegada de la ambulancia del 1 1 2 solicitada con urgencia, indican estas fuentes. El visionado de las grabaciones permitiría a la defensa acotar el tiempo transcurrido desde que se produce el acuchillamiento hasta que el hijo de los dueños del piso turístico realizan la llamada al cuartel de la Policía Municipal, que está a unos 25 metros.

El único imputado en esta agresión, el menor de edad, y su amigo decidieron terminar esa madrugada en el apartamento propiedad de la familia del mayor de ellos y, asomados en el balcón orientado a la Plaza Mayor, habrían comenzado a increpar al lesionado de gravedad, según las primeras informaciones.

El herido habría decidido llamar al timbre después de que, según su versión, se burlaran de él desde un balcón del piso orientado a la Plaza Mayor y le desafiaran a que subiera a la vivienda hacia las 3.00 horas, según su propia versión. El joven de 24 años estaba solo haciéndose selfis con su teléfono móvil con los aviones antiguos de guerra expuestos en la plaza.

Compartir el artículo

stats