Kiosko

La Opinión de Zamora

Ocio en Zamora

“Cuanta más verdad haya en lo que cuentas, más gracia hace a la gente”

“Subirme a un escenario me hace realmente muy feliz y mi único objetivo es hacer reír a quienes asisten a mis espectáculos”

El cómico Joseba Cedida

Joseba Pérez, conocido artísticamente como Joseba, cierra hoy martes las IX Noches de Humor desarrolladas en las aceñas de Cabañales.

–¿Cómo llega usted al mundo del humor?

–Yo era muy mal estudiante y mi padre, que es un padre de los de antes, como no estudiaba me llevó a trabajar a la fábrica que tenía, donde estuve durante 13 años cortando hierros, un trabajo muy duro, por eso en cuanto enganché el mundo del humor lo aproveché para no tener que volver a ponerme el mono. No obstante, llevaba toda la vida haciendo reír y de repente, todo encajó.

–¿De qué manera se ensamblaron las piezas para que fuera su profesión?

–Llegué al humor por necesidad porque mi padre con la crisis de 2008 tuvo que cerrar la fábrica. Ante ese panorama, sin estudios y sin perspectivas de trabajo, tenía que buscarme la vida como fuera. Simplemente me apunté a unos cursos en los que enseñaban a hacer monólogos y a escribir comedia, que es lo que yo quería aprender. Me subí a un escenario y vi que ese era mi lugar natural como hacer reír y ahí sigo.

Me subí a un escenario y vi que ese era mi lugar natural como hacer reír y ahí sigo

decoration

–Pero entre hacer reír a los amigos y subirse a un escenario existe una diferencia…

–Sí, pero es mucho más fácil hacer reír a los desconocidos (se ríe). La comedia se basa en la sorpresa y los amigos te conocen y te ven venir. Para mí estar encima de un escenario es muy muy natural.

–En su crecimiento artístico ¿han cambiado sus monólogos?

–Yo creo que el estilo depende del lugar donde estés actuando y del tipo de público. Yo no hacía el mismo humor cuando trabajaba en cruceros que me escuchaba un público familiar y niños o en una plaza de un pueblo que en un bar de comedia de noche donde hay adultos que se están tomando copas. El truco es poder hacer el mismo espectáculo, pero adaptándolo al tipo de público. Tienes que tener mucho material escrito y saber dónde se puede utilizar unas cosas u otras. Es algo que se logra con la experiencia, pero se logra también con el uso de un tipo de lenguaje y sabiendo que hay asuntos que omito.

El estilo depende del lugar donde estés actuando y del tipo de público

decoration

–¿Hay temas que nunca aborda en su humor?

–No. Todo tiene su contexto. Yo he estado en “shows” donde íbamos varios artistas que hacían humor negro y hay textos que puedo hacer en ese contexto. En mi caso escribo sobre cosas que me preocupan o me apetece hablar para conseguir hacer reír, que es mi único objetivo cuando me subo a un escenario. No me censuro, pero sé que se puede contar en cada sitio. Ahora la situación obliga a hablar de la pandemia, al menos, en el inicio y luego juego con cómo nos ha dejado esta situación. Juego a reírnos de la pandemia porque ha sido una situación complicada para todos. La risa tiene mucho poder, tú cuando te ríes de lo malo, te deja de dañar. En la pandemia hemos vivido todos momentos muy ridículos y también muchos muy trágicos, que yo no abordo. La risa es un mecanismo de defensa en los más momentos duros.

Juego a reírnos de la pandemia porque ha sido una situación complicada para todos. La risa tiene mucho poder, tú cuando te ríes de lo malo, te deja de dañar

decoration

–Ahora ¿nos cuesta más reírnos?

–No. La comedia como se basa en la verdad y cuanta más verdad haya en lo que cuentas en un escenario, más gracia hace a la gente.

–Por lo tanto, sus monólogos son autobiográficos.

–Totalmente. Cuando hablas de cosas que te han pasado, lo entiende mejor la gente y no te pueden recriminar nada. Otra cosa es que al receptor de tu mensaje le haga gracia o no, en lo que influye el gusto personal...

El cómico Joseba Cedida

–Y a lo largo de su carrera ¿ha notado que en alguna actuación no conectaba con el público?

–Claro, muchas veces y se sale tirando hacia adelante. Tienes que jugar con factores como que el sonido no sea bueno, que tú no tengas un buen día o incluso que el contexto no sea el adecuado. Las primeras veces sufres lo que no está escrito. Luego ya las tablas te hacen probar con unas cosas y otras y cuando ves que es imposible, das las gracias y te vas. Eso es un caso extremo, pero es que me ha tocado actuar ante gente que estaba muy muy borracha.

–¿Ha cambiado el humor en la década que lleva dedicándose a él?

–Sí, mucho. Cuando yo empecé había muchos locales, restaurantes y bares donde se programaban monólogos, pero mucha gente ni sabía qué era eso de un monólogo. En esos momentos se hacía un humor más rancio, no se tocaba lo personal pues el público no lo entendía. Se tenía en la cabeza el formato “Club de la comedia”. Ahora se ha profesionalizado mucho y las referencias personales sí se comprenden.

Cuando yo empecé había muchos locales, restaurantes y bares donde se programaban monólogos, pero mucha gente ni sabía qué era eso de un monólogo. En esos momentos se hacía un humor más rancio, no se tocaba lo personal pues el público no lo entendía

decoration

–Desde su punto de vista, ¿por qué se ha producido el cambio?

–Porque la gente ha ido conociendo más y exigiendo más. También como cómico tenemos que cambiar porque se ha contado de todo y creo que lo único que es exclusivo es tu vida. Sin duda es más complicado porque la gente tiene que empatizar contigo para lograr reír.

–¿Quiénes son sus referentes en el mundo del humor?

–Yo crecí viendo a Martes y Trece o Gila, he visto a muchos cómicos norteamericanos, pero, sin duda, mi referente, la persona de la que más he aprendido comedia, es mi amigo Juan Carlos Córdoba, que falleció hace cuatro años ya. Es de los mejores cómicos que ha tenido España Yo crecí en la comedia con él. Actué con él y ha sido la persona con la que más he escrito. De hecho todavía cuando hago cosas pienso cómo lo haría él o si le gustaría.

–Otra vertiente suya es la de guionista. Usted forma parte del programa “Mapi” que acaba de estrenar La 1.

–Soy uno de los guionistas de este espacio diario que presenta Jandro. Es un programa familiar que tiene detrás mucho trabajo. Es un formato importado de Japón y hay un personaje mitad virtual mitad humano, interpretado por Carla Pulpón. Es un concurso de preguntas en el que la niña, que es muy inteligente, lanza preguntas a los invitados, tres famosos por programa, y el premio es 3.000 euros que irán a una ong elegida por cada concursante. En este espacio he hecho de todo (risas), desde los textos de las preguntas hasta los diálogos que tienen Jandro y la niña o los propios chistes. El programa es muy divertido. Es media hora en la que puedes aprender muchas cosas y echarte unas cuantas risas. Es entretenimiento puro y duro que, sin duda, te deja un buen sabor de boca.

Los tres o cuatro meses que trabajo escribiendo guiones me pego palizas, pues a mayores sigo actuando.

decoration

–¿Cómo compagina su faceta de monologuista con la de guionista?

–Yo voy haciendo de todo. Estuve con Ángel Martín y Patricia Conde en “WifiLeaks”, donde fui guionista y también colaborador. Estuve escribiendo guiones en “Me resbala” o bien en “Typical Spanish” y ahora estoy escribiendo para un programa de verano de Canal Sur “A toda costa”. Voy encadenando proyectos, pues entre los guionistas nos vamos pasando trabajos. Yo soy feliz con ambas ocupaciones y nunca he dejado ninguna de ellas. Cuando se está en un proyecto de guion, muchos compañeros dejan de lado la actuación, pero en mi caso soy un poco animal (risas). Los tres o cuatro meses que trabajo escribiendo guiones me pego palizas, pues a mayores sigo actuando. Es algo de lo que luego me arrepiento. De hecho ahora cuando me embarco en proyecto fuertes de guion solo actuó en Madrid y menos, pero no puedo dejarlo.

–¿Qué tiene de especial el escenario para que no lo abandone?

–Subirme al escenario me hace muy feliz. Soy una persona muy activa a la que no le gusta desaparecer. Además, tengo la suerte de que me puedo organizar y combinar bien mi vida con mi hija y con mi familia y mi trabajo como guionista. Intento compaginarlo y si veo que me paso, echo el freno.

Compartir el artículo

stats