Kiosko

La Opinión de Zamora

Comer en el “cole” en Zamora: el menú y algo más

La Consejería de Educación, a punto de seleccionar a la empresa que gestionará 48 comedores de centros de enseñanza que atienden a 1.668 alumnos al año

Comedor escolar de un colegio de Zamora en los años previos a la pandemia del coronavirus. JAVIER DE LA FUENTE

1.681 niños y niñas zamoranos menores de 12 años comen cada día del curso en alguno de los 48 comedores escolares que funcionan en la provincia. La Consejería de Educación tiene ya muy avanzado el proceso para encargar la gestión a una empresa para los próximos tres cursos académicos, una delicada operación en la que se tiene en cuenta sobre todo que haya menús equilibrados para los chavales y que el coste del servicio esté ajustado a su precio real, 6,34 euros, de los cuales entre 1,55 y 1,89 euros corresponde a la comida elaborada propiamente dicha.

Comedores escolares con cocina propia y con el sistema de catering. | L.O.Z. Carlos Gil Andrés

“El origen del comedor escolar se encuentra en la necesidad de atender a las carencias de tipo económico de parte de la población, como medio para garantizar su escolarización, así como ser instrumento que permitía dar al alumnado transportado la adecuada comida de mediodía, previa al inicio de la jornada de tarde. En la actualidad existe una nueva necesidad a la que atiende este servicio: la conciliación familiar y escolar".

Pero, además de estos fines que justifican por si mismos la existencia de este servicio público, se ha de destacar que la alimentación de los menores constituye hoy día un tema de principal importancia para su adecuado crecimiento y desarrollo. Esta realidad determina que la gestión del servicio se haya ido complicando porque el objetivo no se reduce a dar de comer al alumnado sino a dar de comer sano, equilibrado y variado, enseñando diferentes preparaciones de los alimentos así como adecuados hábitos higiénicos y alimentarios”.

El preámbulo de la Dirección Provincial de Educación en el contrato del nuevo servicio de comedor escolar en los 48 centros que prestan este servicio en la enseñanza pública de la provincia define a la perfección una materia convertida en “un servicio público complejo cuya gestión requiere de especialistas en el sector para garantizar la plena consecución de sus objetivos”.

De ahí que se recurra la empresas especializadas para llevar a cabo un servicio que en 22 de estos comedores se presta en la modalidad de catering mientras en 26 se mantiene la cocina in situ. La mayor parte de los de la capital y poblaciones más grandes funcionan con catering mientras los de cocina in situ suelen ser de colegios rurales, aunque también existen en Zamora o Benavente.

Alimentación equilibrada

El contrato entra en detalle sobre cómo debe ser el menú de los escolares, la comida principal durante 178 días al año que debe aportar entre un 30 y un 35% de las calorías totales del día, diferentes para los niños de 1 a 3 años (entre 375 y 438 calorías) que para niños de 10 a 12 (entre 690 y 805). “Las proteínas debe suponer el 15% del total, los hidratos de carbono entre el 50 y el 55% y los lípidos en 30-35%”, determina la Consejería de educación.

Y estas características se concretan con más detalle. Los escolares deben comer a la semana: carnes dos veces; derivados cárnicos de forma ocasional; pescados. dos raciones; huevos, una ración; lácteos (leche, yogur o queso), 1 a 2 raciones; media ración de pasta; media de arroz; cinco de pan (una diaria); dos de legumbres; una de patatas; 1,5 raciones de verduras y hortalizas de plato principal más cuatro de guarnición; cinco raciones de aceites y grasas; y consumo ocasional de comidas rápidas y precocinados, azúcar, cacao en polvo, mermelada o miel.

El aspecto también es importante, por lo que “los menús ofertados por la empresa adjudicataria deben ser equilibrados, variados en cuanto a la presencia de distintos alimentos del mismo grupo y a las técnicas culinarias empleadas en su elaboración y agradables y atractivos para los niños”.

Los menús deben renovarse también periódicamente para que no sean repetitivos.

El coste

El coste de un menú se estima en 6,34 euros en cocina in situ y 6,59 en catering, si bien se tienen en cuenta muchos factores, no sólo la materia primera de los platos, que cuesta entre 1,55 y 1,89 euros sino también otros muchos costes, como los de personal, medios e incluso la formación e inspecciones.

Se fija el número de cuidadores que debe haber: 1 por 35 alumnos en la ESO, por cada 25 de Primaria y por cada 15 de Infantil.

El servicio de comedor escolar tiene en cuenta dos factores fundamentales: si los comensales necesitan transporte porque tienen que desplazarse para ir a la escuela a otro pueblo distinto al suyo y la capacidad económica de las familias, ya que en función de la renta de establecen descuentos o la gratuidad total.

De los 1.681 comensales que a diario utilizan el comedor escolar (es la media diaria del pasado curso), 1.668 son habituales y sólo 13 lo utilizan de manera esporádica. De los comensales habituales 578 son alumnos transportados, y que por tanto tienen el comedor gratis, mientras que 590 disponen de una ayuda que les cubre el 100% del importe. Hay además otros 119 comensales con una bonificación del 75% del coste del comedor, 87 con ayuda del 50%, y 294 sin ningún tipo de ayuda.

A un coste de 6,34 euros por menú, la aportación de los alumnos supone 429.698 euros por curso escolar, es decir, en torno a la tercera parte del coste real del servicio que asciende a 1.369.983 euros por curso, debido a que muchos alumnos no pagan nada.

Compartir el artículo

stats