Kiosko

La Opinión de Zamora

La jueza investiga a un segundo hombre por los abusos sexuales a seis niñas en Zamora

La magistrada llama a declarar a un socio del principal sospechoso, acusado de presenciar ataques y masturbarse, declara alguna víctima

Concentración frente al Tribunal Supremo para reivindicar justicia en los casos de agresión sexual. Kiko Huesca

La jueza investiga a un segundo hombre de mediana edad en el caso de las seis niñas de entre 12 y 16 años que denunciaron haber sufrido abusos sexuales, y dos de ellas también presuntas violaciones, por parte de un conocido industrial de Villaralbo, natural de la capital, de iniciales P.F.R. y de 50 años, un nuevo dato al que ha tenido acceso LA OPINIÓN-EL CORREO DE ZAMORA.

La información que ha conocido este diario apunta a que el nuevo investigado, socio de P.F.R., tendría vinculaciones familiares con una de las adolescentes presuntamente violadas y habría presenciado alguno de los episodios de abuso sexual de que se acusa a su amigo. La versión que ha facilitado a la jueza alguna de las presuntas víctimas, todas ellas en tratamiento psicológico por el trauma sufrido, describe que el nuevo investigado no solo no habría impedido el delito contra la libertad sexual, sino que, además, se habría masturbado mientras observaba cómo su socio y amigo forzaba a alguna menor a tener sexo con él.

La jueza también deberá esclarecer si este nuevo acusado pudo abusar de alguna de las menores de edad, ya que no se descartaría a medida que han ido avanzando las diligencias judiciales. El hombre tendrá que prestar declaración ante la jueza que dirige las pesquisas con apoyo de la Unidad de Atención a la Familia y la Mujer (UFAM) de la Comisaría de Zamora, la Fiscalía de Menores y los peritos especializados que han examinado a las menores, todas ellas amigas e hijas de amigos del principal investigado y de este nuevo acusado.

Las presuntas víctimas ofrecen el mismo relato sobre cómo fueron abusadas sexualmente por el empresario zamorano de 50 años, un amigo de sus padres que se habría valido de esa confianza para vejar sexualmente a las niñas durante un tiempo cuya duración no ha trascendido, según las denuncias de las familias de las adolescentes, acciones judiciales que avanzó este diario hace siete meses conocer que había una denuncia en curso.

Una de las adolescentes que salía con las víctimas y prestó declaración recientemente manifestó a la jueza que el zamorano P.F.R., habría comentado que “me las voy a tirar a todas antes de la mayoría de edad”. La testigo dio veracidad absoluta a la versión de una de las presuntas víctimas que sostiene que este varón la violó. Algunas de las presuntas víctimas llegó a confesar al grupo de amigas que P.F.R. “las tocaba”.

La adolescente, a preguntas de la Fiscalía, la acusación y de la instructora del caso, aseguró que el industrial zamorano solía “estar en ropa interior” cuando sus dos hijas hacían fiestas con sus amigas en el domicilio de este. El acusado restó importancia a ese comportamiento y negó haber cometido las seis agresiones sexuales y las dos violaciones.

La confianza que podría despertar tanto en las presuntas víctimas como en sus progenitores, dado que eran amigos y conocidos, sería una de sus armas para lograr aproximarse a las menores, ganarse su confianza, lo que presuntamente le habría permitido atentar contra la libertad sexual de las menores, lo que le convertiría en un presunto pederasta.

Las presuntas víctimas dieron detalles sobre estas presuntas agresiones sexuales que, para la UFAM, otorgan la veracidad a las declaraciones de las menores, según fuentes judiciales. Los policías nacionales especializados contaron con la colaboración de expertos de en este tipo de delitos. No se descarta, asimismo, que pueda haber más casos.

La primera denuncia interpuesta por los padres de una de las menores permitió sacar a la luz el de las amigas de esta niña zamorana. Al parecer, entre algunas de ellas habrían comentado el calvario que estaban sufriendo por esos presuntos abusos sexuales que habían ocultado por miedo. El zamorano achacó las denuncias al ánimo de lucro de las víctimas y declaró ser víctima de un complot.

Compartir el artículo

stats