Kiosko

La Opinión de Zamora

Escupe agua al soplar en el alcoholímetro y la avería le cuesta 1.645 euros

La Policía Municipal sometió al conductor a un segundo control y dio negativo en alcohol

Un hombre sopla en un control de alcoholemia. NACHO GALLEGO

Cuando le tocó el turno para soplar en el control de alcoholemia, no tuvo mejor ocurrencia que escupir el agua que llevaba en la boca en la cánula del etilómetro que mide el nivel de alcohol en aire expirado. Inutilizó el aparato, pero no se libró de que la Policía Municipal le realizara la prueba, ya que siempre llevan un par de alcoholímetros cuando realizan un control en la capital.

La broma le acaba de costar una condena al pago de una multa de 1.080 euros que irán en sus primera cuotas a pagar la reparación del etilómetro y a hacer frente al pago de los 565,77 euros que costó la reparación del medidor propiedad de la Dirección General de Tráfico. El joven, que llegó ayer en el Juzgado de lo Penal a un acuerdo con la Fiscalía, tuvo suerte de que se pudiera arreglar la avería, ya que este tipo de aparatos tiene un coste 1.400 euros, según el peritaje que manejaba el Ministerio Fiscal.

Era la 1.20 horas del 7 de agosto, por lo que podría sospecharse que la reacción del joven zamorano, de iniciales R.F.Z., se podría deber a que circulara bajo los efectos de bebidas alcohólicas por la avenida de Cardenal Cisneros. Sin embargo, los agentes municipales comprobaron que el joven no había consumido lo suficiente como para dar positivo.

Compartir el artículo

stats