Las comarcas de Tábara, Alba y Valles Valverde y de Tera empiezan a respirar.

La Junta de Castilla y León acordaba ayer por la mañana bajar el nivel de peligrosidad del incendio de Losacio de nivel 2 a nivel 1 una vez que la situación en el área afectada por el fuego ha mejorado y está estabilizado en todo su conjunto, con algunos puntos calientes controlados con actuaciones de refresco del terreno.

El Centro de Coordinación Operativa Integrado (CECOPI) decidió la bajada de nivel de riesgo atendiendo a los informes presentados por el Jefe de Jornada de Incendios. “La situación del incendio de Losacio, que ha afectado a la zona de Tábara, Tierra de Alba, valles de Valverde y de Tera, está estabilizado, sin llama ni reactivaciones en el perímetro y con pocas incidencias que no entrañan peligro para la población” apunta la información oficial de la Junta.

A primera hora de la mañana de ayer se dieron los relevos a los medios terrestres que estuvieron trabajando durante la noche.

Viento y calor

A lo largo del día de ayer el operativo de extinción de incendios trabajó tanto por vía aérea como terrestre centrando sus labores en enfriar el perímetro y los puntos calientes del interior de la zona del incendio de Losacio. Las dificultades en estos trabajos son todavía reales dada la previsión de vientos fuertes de componente oeste y altas temperaturas.

Los medios que estuvieron trabajando en la zona era: 4 técnicos, 11 agentes medioambientales, 7 cuadrillas terrestres, 6 autobombas y 5 bulldozer. La UME se retiró la tarde del jueves sobre las 20.00 horas y los profesionales del operativo Infocal que siguen desplegados en la zona trabajan en rematar el perímetro y realizar labores de vigilancia para evitar posibles reactivaciones.

Las labores de remate en los son fundamentales para evitar reproducciones provocadas por condiciones meteorológicas adversas . Para ello, ayer un bulldozer del operativo repasaba el perímetro del incendio con una franja suficiente para evitar reactivaciones.

“Las últimas estimaciones recogidas por el programa de la Unión Europea de observación y monitorización de la Tierra Copernicus arrojan una superficie aproximada de 31.473 hectáreas afectadas. Se trata de una cifra provisional” precisaba ayer la Junta. Sin embargo el día anterior esa cifra se elevaba a casi 36.000 hectáreas.

A la espera de la perimetración definitiva del incendio de Losacio, el registro nacional ya lo sitúa entre los más devastadores de España. Hasta ahora se encontraba a la cabeza el fuego en Minas de Riotinto en Huelva, en el año 2004, el más extenso hasta la fecha con 34.290 hectáreas. La provincia de Zamora puede sufrir la pérdida de unas 60.000 hectáreas en un mes, teniendo en cuenta el incendio de la Sierra de la Culebra.