Kiosko

La Opinión de Zamora

Manuel Franco, jefe de Psiquiatría de Zamora: “El suicidio se puede prevenir”

La Consejería de Sanidad impulsa la estrategia para afrontar un problema de salud pública que “provoca más muertes que los accidentes de tráfico”

El consejero de Sanidad (centro), inaugura la jornada sobre el suicidio en la que intervino el doctor Franco. JCyL

El suicidio se puede prevenir. Así de claro lo dijo el jefe de Psiquiatría del Complejo Asistencial de Zamora, Manuel Franco, en la jornada sobre la Estrategia de Prevención de la Conducta Suicida en Castilla y León inaugurada este lunes por el consejero de Sanidad, Alejandro Vázquez y dirigida a establecer el papel de los medios de comunicación para ayudar a resolver en lugar de empeorar el problema a la hora de afrontar una delicada situación informativa.

Franco explicó las falsas creencias y mitos que circulan en torno al suicidio, y que pueden hacer que el fenómeno se aborde de una forma errónea. Por ejemplo se piensa que hablar sobre el suicidio puede ayudar a que la persona intente una conducta suicida, le da ideas. Sin embargo esto no es así, sino que “poder hablar abiertamente y con confianza sobre las ideas de suicidio puede resultar un método preventivo o terapéutico eficaz para evitar el intenso de suicidio. Incluso hablar sobre el suicidio puede resultar importante para que la persona vea la necesidad de buscar y solicitar ayuda”.

Los motivos para cometer un acto suicida son variados. Por ejemplo, una idea delirante, ideológica y trascendente, es decir, al creencia de que con la muerte se pueden alcanzar algunos objetivos. Otra puede ser la desesperanza, falta de motivación y objetivos sobre el futuro. O puede ser porque se busca una huida ante una situación de tensión emocional, personal o incluso física difícil de soportar y que no se sabe afrontar. En todo caso “el suicidio es una consecuencia y no tiene entidad en si misma, con lo que no existe un deseo expreso primario de morirse”. De hecho “con frecuencia, el riesgo de suicidio se desvanece tras el intento, mostrando su inestabilidad”.

Tampoco es cierto que tras la mejoría de un trastorno mental el riesgo haya desaparecido, ya que en las personas con esquizofrenia es precisamente cuando están mejor el momento más delicado. Franco señaló que la idea de que quien intenta un suicidio nunca dejará de intentarlo tampoco es correcta.

El suicidio se puede prevenir porque la mayoría de las personas que lo intentan no tienen pensamientos definidos sobre lo que supone morirse. “Incluso las personas más gravemente deprimidas dudan, hasta el último momento, entre querer vivir y querer acabar con su dolor. Además los pensamientos y planes de suicidio con frecuencia no son permanentes”, indica el doctor Franco.

Otras ideas falsas es que el suicidio es hereditario, ya que no se trata de una enfermedad. Tampoco es una reacción normal en situaciones o ante experiencias negativas, ya que se trata de una respuesta inadecuada y extrema ante situaciones estresantes, de frustración o contrariedades que todo el mundo puede padecer en algún momento de su vida”.

El suicidio es un importante problema de salud pública, ya que representa más muertes que los accidentes de Tráfico o los que genera la violencia de género.

Compartir el artículo

stats