Kiosko

La Opinión de Zamora

El incendio de la Culebra llega hasta Estrasburgo, donde Zamora pide solidaridad

“Es vital mantener los operativos contra el fuego durante todo el año y activar la alerta en función de la meteorología”, afirma Soraya Rodríguez

Lucas Ferrero Casado, presidente de la asociación ‘La Culebra no se calla’. | Ana Burrieza Ana Burrieza

El incendio de la Sierra de la Culebra se ha convertido en uno de los más devastadores de España, con más de 24.000 hectáreas abrasadas, la estructura económica destruida y la declaración de zona catastrófica. “Hace falta solidaridad ante las catástrofes, pero nuestra obligación no es declararlas sino prevenirlas”. Bajo esta idea, la eurodiputada, Soraya Rodríguez, ha lanzado una batería de medidas en el Pleno de Estrasburgo, alegando que, "ante incendios de sexta generación, no pueden usarse métodos propios de los años 90". Se suma también el cambio en la tendencia de las hectáreas afectadas. Si bien, en aquella década, los grandes incendios eran los que asolaban más de 500, en este momento la cantidad se ha multiplicado.

Ola de calor y sequía

El debate en Estrasburgo ahondaba en la reciente ola de calor y la sequía presente en diferentes punto geográficos, por lo que se ha aprovechado el momento para denunciar lo ocurrido y pedir ayuda para la comunidad y la provincia, la activación de todos los mecanismos previstos y del Fondo Europeo de Solidaridad. El discurso se ha centrado en las pérdidas latentes en las comarcas afectadas, que responden no solo a un daño territorial si no a una catástrofe medioambiental, económica y social que precisa de un gran paquete de medidas para recuperar lo perdido. Recientemente, la eurodiputada ha solicitado en una carta enviada a la Comisión Europea la celebración de una cumbre urgente te ministros de medioambiente de la Unión Europea, bajo la premisa afrontar el contexto actual y actuar en consecuencia. Algo, que ha vuelto a repetir ante el Ejecutivo comunitario.

Activar los niveles de alerta en función de la meteorología

Matizando que es vital mantener los operativos contra el fuego durante todo el año, intensificar y coordinar los preparativos para cada temporada de incendios, profesionalizar las cuadrillas de extinción, reconocer la figura y categoría del bombero forestal y realizar campañas de prevención en invierno para extraer el material combustible. También ha reclamado que se establezcan unas dotaciones mínimas por superficie arbolada y que se activen los niveles de alerta en función de las previsiones meteorológicas, no tal y como se hace actualmente, de acuerdo a periodos mensuales prefijados que provocan que no estén activados al 100% en condiciones de riesgo máximo, como ha sucedido en el incendio de La Culebra. De la misma forma, se ha solicitado a la Comisión Europea un plan europeo de reforestación en el que estén incluidas especies adecuadas para tal fin y también contribuyan a mitigar los nefastos efectos del cambio climático.

Es vital mantener los operativos contra el fuego durante todo el año y que se activen los niveles de alerta en función de las previsiones meteorológicas.

decoration

Esta última medida es clave para la región, pues los bosques y sumideros de carbono regulan el clima, absorben en torno al 10% de las emisiones totales de gases de efecto invernadero, unos 360 millones de toneladas de CO2 al año, lo que supone una cantidad superior a las emisiones de países como España, que están alrededor de los 214 millones de toneladas anuales. Precisamente, ese calentamiento global que incrementa el riesgo durante los incendios va ha dejarse notar cada vez de forma más habitual y constante, mostrándose en forma de subida de temperaturas que generan olas de calor como las del pasado junio, por lo que será crucial tenerlo en cuenta para prevenir ante futuros incendios.

200.000 euros para garantizar el agua en la Sierra de la Culebra

La Sierra de la Culebra, declarada zona catastrófica, continúa enfrentando problemas ocasionados por el incendio que la asoló el pasado 15 de junio. Una de las consecuencias directas ha sido la falta de caudal en las localidades que fueron afectadas. Medio Ambiente, Vivienda y Ordenación del Territorio han aprobado la concesión de una subvención directa a la Diputación de Zamora de 200.000 euros con la que se financiarán medidas que garanticen el abastecimiento de agua. Está previsto que estas acciones se den en forma de cisternas y obras de reparación, tal y como se indica en el plan de recuperación ambiental y económica de la zona. Además, la Junta de Castilla y León, a través de la Sociedad Pública de Infraestructuras y Medio Ambiente de Castilla y León, realizará una inversión de 600.000 euros para llevar a cabo una veintena de actuaciones que velen por el acceso al agua de los vecinos.

La fauna de la zona afectada provoca daños en las parcelas cercanas

La fauna que se ha visto desplazada de las miles de hectáreas de forma forzosa por el incendio están destrozando parcelas cercanas a la zona. Se está registrando una presencia masiva de ciervos, corzos, jabalíes y conejos. Esto está afectando a productores agrícolas del Tera y Tábara, especialmente las dedicadas a cultivos como el de girasol y alfalfa. UPA Zamora va a reclamar a la Junta la urgente necesidad de desarrollar planes de control poblacional de especies cinegéticas, además de la puesta en marcha de un sistema de ayudas para los agricultores, hasta que dicha fauna pueda volver a ocupar la superficie que ocupaban anteriormente. Otra de las propuestas se centra en reducir los módulos de IRPF en un 50% para los cultivos que se ven afectados en los municipios aledaños al incendio. La organización insiste en recordar que precisamente son los labriegos los auténticos ’cuidadores’ de la diversidad tras el desastre ecológico.

La asociación “La Culebra no se calla” pide medidas para paliar la situación económica

Las comarcas de Tábara, Aliste, Carballeda y los Valles continúan afrontando los daños producidos en el entorno por el incendio. Su presidente, Lucas Ferrero Casado, ha presentado el informe en el que, a fin de promover el sector turístico en la zona afectada, solicitan una serie de medidas de la Administración, con las que paliar la nefasta situación económica en la que se encuentran. Las acciones que solicita la asociación pasan por llevar a cabo una campaña de promoción del turismo de la Sierra de la Culebra, de forma conjunta con la Administración regional y provincial. Solicitan también aplicar un bono turístico al cliente, con un modelo similar al que se siguió durante la pandemia, una serie de ayudas directas por la cancelación de reservas y los gastos de mantenimiento de los establecimientos turísticos, un recuperación de las rutas de senderismo, reparación de las líneas de telecomunicaciones y la recuperación y rehabilitación de la red de carreteras. Apuntan a la necesidad de luchar contra la acuciante despoblación que ya venía asolando la zona y que puede incrementarse notoriamente.

Compartir el artículo

stats