Kiosko

La Opinión de Zamora

El PP de Zamora pregunta a los electores: ¿Quién debe ser mi candidato?

El PP encarga una encuesta para conocer la opinión de los habitantes de la capital sobre Prada, Blanco, López de la Parte o Martín Pozo como posibles cabezas de lista en 2023

Una urna en las últimas elecciones municipales de Zamora. J. L. F.

El Partido Popular busca candidato para encabezar su lista al Ayuntamiento de Zamora en mayo de 2023. Tras el sonoro fracaso de la candidatura liderada en 2019 por Mayte Martín Pozo, que se vio atropellada por la mayoría absoluta de Izquierda Unida, la organización trabaja ahora para acertar con el proyecto y los nombres, con el objetivo último de recuperar el poder municipal tras dos mandatos en la oposición. Esa inquietud por dar con la tecla ha llevado al PP a abrir un proceso de selección que incluye el encargo de una encuesta para pulsar la opinión ciudadana y conocer el punto de vista de los electores acerca de cuatro de los rostros que podrían aparecer al frente del cartel en la ciudad.

Durante las últimas horas, algunos habitantes de la capital están recibiendo llamadas en las que se les pide opinión acerca de Jesús María Prada, Víctor López de la Parte, Mayte Martín Pozo o Isabel Blanco como posibles candidatos a la Alcaldía. Incluso, en el caso de la última de las políticas populares citadas, se confrontaba su posible elección como cabeza de lista con la opción que representa el actual alcalde, Francisco Guarido (IU), que aún no ha revelado sí concurrirá a este proceso en 2023.

El PP busca su candidato para encabezar su lista al Ayuntamiento de Zamora.

Otro estudio similar en León

Desde el Partido Popular de Zamora, su presidente, José María Barrios, señaló este lunes que no podía confirmar que la encuesta fuese un encargo de su organización, aunque sí reconoció que encajaba con el sondeo que pretendía llevar a cabo el PP autonómico en las distintas capitales de provincia. De hecho, en la última semana, ya había trascendido la realización de un estudio telefónico similar para la ciudad de León.

En todo caso, Barrios apuntó que encuestas como esta suponen “una ayuda” en el proceso de elección del candidato, pero aseguró que “no son definitivas”. De hecho, el presidente del Partido Popular de Zamora mencionó la posibilidad de que el cabeza de lista sea una persona ajena a los cuatro elegidos para pulsar la opinión de la ciudadanía: “Tenemos mucho banquillo”, añadió.

Lo que sí parece evidente es que hay grandes opciones de que uno de los cuatro políticos citados en la encuesta pueda convertirse en el arma del PP para regresar a una Alcaldía que había ocupado de manera ininterrumpida entre 1995 y 2015. Tres de ellos, Martín Pozo, Prada y López de la Parte, son concejales de la oposición en estos momentos, mientras que Blanco permanece ajena a las disputas locales como consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades.

Los problemas de errar el tiro

La responsable de la Junta aparece como una opción, a pesar de que acaba de renovar su cargo en el Gobierno autonómico y forma parte del círculo de confianza del presidente Alfonso Fernández Mañueco. Quizá, esa ascendencia a nivel regional esté detrás de la insistencia en la encuesta sobre las preferencias de la ciudadanía entre Blanco y Guarido. Errar el tiro dañaría a uno de los activos políticos más importantes del PP de Zamora en estos momentos.

En su caso, Martín Pozo se erige como una alternativa de continuidad, aunque se antoja complicado que vaya a concurrir de nuevo tras bajar de diez a seis concejales en los comicios anteriores. Su pérdida de protagonismo a nivel orgánico tampoco anticipa que tenga demasiadas opciones de repetir, salvo giros inesperados.

En el caso de Víctor López de la Parte, el más experimentado de los ediles populares en el Ayuntamiento de la capital, los kilómetros acumulados como representante municipal le hacen acreedor de estar entre las alternativas, aunque tampoco parece el principal favorito.

Por último, Prada, que ejerce como vicepresidente segundo de la Diputación con muchas funciones a sus espaldas, se sitúa como otra posible solución dentro de la casa para afrontar la batalla sin sacar a Isabel Blanco de su puesto en el Gobierno autonómico.

Compartir el artículo

stats