Kiosko

La Opinión de Zamora

Ni el coronavirus frena la contaminación en Zamora

Zamora superó en 2021 los niveles recomendados de ozono durante 52 días pese a las restricciones impuestas a la movilidad

Vehículos en la avenida de Cardenal Cisneros de Zamora. | Jose Luis Fernández

La pandemia del coronavirus no ha impedido a los zamoranos respirar aire insalubre, aunque sí lo han hecho en menor medida que en años anteriores. La reducción de la movilidad generada por la crisis sanitaria ha provocado una mejora sin precedentes de la calidad ambiental. No obstante, durante 52 días se han superado los niveles recomendados por la Organización Mundial de la Salud respecto al ozono troposférico en el conjunto de la provincia. Sí se han minimizado, por el contrario, los niveles de dióxido de nitrógeno (NO2), dióxido de azufre (SO2) y partículas en suspensión, que han tocado mínimos de la última década. Unos datos que reflejan cómo las medidas de lucha contra el cambio climático comienzan a funcionar en este territorio.

El informe sobre “La calidad del aire en el Estado español durante 2021” elaborado por Ecologistas en Acción ha analizado los datos recogidos en las estaciones oficiales de medición instaladas en Zamora. Ello, pese a su insistencia en que su ubicación no es la ideal. Por segundo año consecutivo, la organización ha pedido a la Junta de Castilla y León que recoloque la estación de la capital por no estar situada en la zona más afectada por el humo del tráfico, que es uno de los parámetros a controlar. Se trata de una caseta situada en la calle de Villalpando y que, a juicio de la asociación, debería estar “en un emplazamiento que registre las concentraciones más altas a las que la población pueda llegar a verse expuesta”. Sin embargo, la negativa de la administración regional ha llevado a Ecologistas a trasladar el asunto ante el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León.

Los datos aportados por Ecologistas en Acción desgranan cómo Zamora superó doce días los valores establecidos para las partículas en suspensión (PM10) y en otros doce días los límites marcados por la Organización Mundial de la Salud para el dióxido de nitrógeno (NO2), además de los 52 días que se superaron los umbrales del ozono troposférico. Son números mejores que en años anteriores y los factores que lo explican son las restricciones generales a la movilidad y la contracción económica derivada de las medidas adoptadas para combatir el coronavirus. De hecho, la principal fuente de contaminación en las áreas urbanas, donde se concentra la mayor parte de la población de la provincia, sigue siendo el tráfico motorizado.

La única forma de mejorar la calidad del aire en las ciudades es disminuir el tráfico motorizado, potenciando la movilidad activa peatonal, la ciclista y el transporte público limpio. Eso, al menos, es lo que apunta Ecologistas en Acción. Una tesis que coincide plenamente con la que defiende el Ayuntamiento de Zamora, que tiene intención de utilizar los fondos europeos de la recuperación para adoptar políticas en este sentido. Entre ellas, por ejemplo, se encuentra la creación de la zona de bajas emisiones en el centro de la capital, en el cuadrado que forman la calle de Santa Clara, avenida de Portugal, calle de San Pablo y plaza del Mercado. Como también figura la construcción de aparcamientos disuasorios en el entorno de la vía del ferrocarril o la margen izquierda del río Duero, así como la habilitación de ciclovías para promover el transporte sostenible dentro el casco urbano.

Compartir el artículo

stats