Kiosko

La Opinión de Zamora

Izquierda Unida y PSOE, más alejados que nunca en Zamora a solo un año de las elecciones

Los partidos que hace no tanto fueron socios de gobierno se lanzan puyas en el Pleno ante la mirada silente de la derecha de PP y Cs

Pleno del Ayuntamiento de Zamora celebrado ayer en la capital. ANA BURRIEZA

La tensión entre Izquierda Unida y Partido Socialista es cada vez más palpable en el seno del Ayuntamiento de Zamora. Queda menos de un año para unas nuevas elecciones municipales y los dos grupos que podrían ser socios prioritarios, hace no tanto así lo fueron, ahora mismo no se entienden. Ayer lo escenificaron una vez más en el Pleno correspondiente al mes de junio. El portavoz de los socialistas, David Gago, se las vio primero con Romualdo Fernández y luego con Francisco Guarido. Todo ello, ante la mirada silente de la derecha. Ni Partido Popular ni Ciudadanos quisieron intervenir en las discusiones de sus rivales ideológicos. Los primeros, de hecho, solo hablaron una vez consumido el orden del día, para el turno de preguntas. En el caso de la formación naranja, una vez más reducida a la mitad por ausencia de Francisco José Requejo, concejal antes que presidente, apenas se escuchó una primera intervención de Cruz Lucas previa a una fallida moción sobre Miguel Ángel Blanco que ni tan siquiera pasó el corte para llegar a ser debatida.

Debatía la Corporación Municipal las incidencias en la ejecución del contrato de depuración de aguas y saneamiento de la ciudad cuando comenzó el cruce de declaraciones entre PSOE e IU. Fue David Gago el primero en afear al alcalde el tono utilizado en uno de los documentos remitidos al Tribunal de Cuentas acerca de este asunto. Un expediente en el que, a juicio del portavoz del puño y la rosa, existe “terminología que sobra” cuando se trata de asuntos de esta índole. “En uno de los informes usted habla de situaciones neurológicas de los funcionarios de esta casa y los concejales socialistas creemos que hay que ser rigurosos en las formas y evitar según qué expresiones”, advirtió el edil, que no encontró aquí respuesta de Francisco Guarido.

El siguiente asunto a tratar era la adjudicación del contrato de parques y jardines por tercera vez. Una cuestión para la que también hubo críticas desde la bancada socialista. Gago, en esta ocasión, acusó al equipo de Gobierno de establecer en el pliego de prescripciones técnicas la contratación de tres trabajadores para fines de semana y festivos a un 19% de la jornada. “Son trabajadores que llevan muchos años cobrando doscientos y pico euros y que van a seguir en estas condiciones porque el Ayuntamiento de Zamora pone en el pliego que tiene que ser así; creemos que, igual que se hizo con el contrato de basuras, se pueden evitar contrataciones en tantos por ciento de jornada que resultan ridículos”, expuso.

Aquí, el Partido Socialista sí obtuvo respuesta. En primer lugar, el concejal delegado del área de Medio Ambiente, Romualdo Fernández, acusó a Gago de “vender humo” en su argumentación. “Efectivamente que eso figura así en el pliego, pero usted está haciendo una interpretación errónea y torticera; está vendiendo humo desde la oposición pidiendo algo que, desde el Gobierno, sabe que no podría hacer. Por lo tanto, está usted haciendo una oposición de mentira”, señaló.

Y fue Francisco Guarido el encargado de cerrar el turno de intervenciones, respondiendo al portavoz socialista en los mismos términos. “Alguien tiene que explicarle al portavoz socialista lo que es la legislación laboral y que quien hace los planteamientos de organización del trabajo son las empresas y no el Ayuntamiento”, indicó el regidor municipal. “Lo único que hace este Ayuntamiento, los técnicos, es marcar las necesidades y decir que los fines de semana tiene que haber refuerzo en tres puntos concretos; a partir de ahí, es la empresa la que decide si lo hace con una persona o con tres”, añadió. “Una vez más lo repito, no es el ayuntamiento el que organiza el trabajo, porque está prohibido”, concluyó el alcalde de la capital.

Con sus únicos votos a favor y la abstención del resto de la sala, Izquierda Unida consiguió sacar adelante la reclamación de un millón a la concesionaria del saneamiento y la adjudicación definitiva por tercera vez del contrato de parques y jardines.

Compartir el artículo

stats