Kiosko

La Opinión de Zamora

Ocio en Zamora

El exilio y la creación artística caminan de la mano en Zamora

El Museo de Zamora reúne en una muestra una treintena de obras del pintor Eduardo Pisano y de Baltasar Lobo

Público asistente a la inauguración de la muestra en el Museo de Zamora. | Ana Burrieza

Son dos artistas republicanos que se exiliaron en Francia cuyas vidas fueron paralelas. Se conocieron en la Ciudad de la luz en los años 30, compartieron el mismo campo de concentración y posteriormente establecieron sus estudios en el barrio parisino de Montparnasse.

Ahora una treintena de creaciones del pintor cántabro Eduardo Pisano, cedidas por colecciones particulares de España y Francia y el Gobierno de Cantabria, y otras tantas esculturas de Baltasar Lobo, procedentes del legado del artista propiedad del Ayuntamiento, dialogan por primera vez en una muestra montada exprofeso para el Museo de Zamora fruto a la colaboración institucional.

Una mujer contempla una obra de Eduardo Pisano. | Ana Burrieza

En “Pisano sale al encuentro de Baltasar Lobo”, de una manera nada forzada, se establecen puntos de unión en las trayectorias creativas de ambos.

El primer ámbito en común corresponde a la Guerra Civil y exilio, con cuadros en un cromatismo muy oscuro y bocetos de un soldado o una mujer una calavera en el caso del terracampino. El trabajo representa el segundo bloque temático donde se figuran pinturas “muy significativas” sobre los campos de trabajo.

A nivel de mensaje suponen “un testimonio de cómo a la salida de los campos de concentración la mano de obra española se convierte en un recurso para trabajar”, describe la comisaria de la muestra Inmaculada Real, mientras se reconoce impresionada por las piezas de Lobo de los años 40 sobre el trabajo. “Recupera el arte ibérico y da un paso atrás hacia su herencia cultural para luego continuar hacia delante”, subraya.

INAUGURACION DE LA MUESTRA PISANO SALE AL ENCUENTRO DE BALTASAR LOBO ANA BURRIEZA

El tercer bloque lo representa el peregrino y Quijote, un ámbito donde figura un boceto de “El peregrino” que se encuentra en la tumba de Lobo en el cementerio de Montparnasse y a su lado un impresionante Sancho y don Quijote, en óleo sobre lienzo, una pieza significativa “al ser el símbolo de exilio republicano español”.

INAUGURACION DE LA MUESTRA PISANO SALE AL ENCUENTRO DE BALTASAR LOBO ANA BURRIEZA

La tauromaquia también la trataron ambos creadores que participaron también en la exposición homenaje a Goya celebrada en el Museo de Mozart de Burdeos en 1948. En este espacio figuran distintas escenas taurinas de Pisano y obra de Lobo como “Cabeza de toro”, exhibida en más ocasiones.

Con la maternidad, donde puede contemplarse cuadros más luminosos de Eduardo Pisano y muchos bronces de Baltasar Lobo, se despide la muestra, que podrá verse hasta el 18 de septiembre y que contará con visitas guiadas las tardes de los miércoles, al menos, de julio.

“Hemos querido demostrar que son artistas que tienen un lenguaje estético y artístico completamente diferente, pero que al final recaen en temas que bien por un bagaje artístico o cultural se refuerzan en el exilio. Son artistas que están comprometidos políticamente, aunque Pisano está más influido por su creencia religiosa y Lobo está reforzado con las ideas del anarquismo”, remarca la comisaria.

Compartir el artículo

stats